thumbnail Hola,

El Real Madrid entrenó este miércoles sin Sergio Ramos, Xabi Alonso ni Khedira en una sesión a puerta abierta para algunos medios. Al final de la misma, Zidane se dedicó al ‘20'

El Real Madrid completó este miércoles la segunda sesión de la semana para preparar el encuentro ante el Elche, en un entrenamiento que fue especial en la Ciudad Deportiva de Valdebebas. Y es que el club blanco permitió el acceso a un selecto grupo de periodistas, entre los que se encontraba Goal como única web de deportes presente, para poder ver la sesión en su totalidad. Una sesión que no contó con la presencia ni de Sergio Ramos ni de Xabi Alonso, con permiso del club, ni tampoco así del lesionado Sami Khedira. Mientras tanto, Derik Osede y Fernando Pacheco, del Castilla, sí que acudieron para completar el entrenamiento.

Una sesión consistente en un partido con dimensiones reducidas y porterías pequeñas para trabajar la intensidad y la fuerza, donde destacó la habilidad y la técnica de jugadores como Ángel Di María, Luka Modric o Karim Benzema. Posteriormente, ejercicios de ataque en superioridad ante los defensas, donde se pudieron ver a unos Cristiano Ronaldo, Jesé Rodríguez e Isco Alarcón superlativos. Y para finalizar, un torneo con cuatro equipos de cuatro jugadores que coronó al combinado formado por Isco, Pepe, Ronaldo y Fabio Coentrao como los campeones. Para euforia de los propios jugadores, que no dudaron en celebrarlo ostentosamente ante los medios allí concentrados.

Ni Modric –sancionado ante el Elche y con menor carga de trabajo- ni Derik participaron de este torneo, donde Jesé Rodríguez dio el susto en un encontronazo con Coentrao. La dolencia no fue a mayores, pues al término del entrenamiento, el canario tuvo sesión extra de perfeccionamiento técnico, a cargo del ‘profesor’ Zinedine Zidane.

Toda la plantilla ganaba ya el camino del vestuario cuando en sentido contrario, hacia el césped, se dirigía el francés junto al ‘20’ merengue. En una portería, Zidane era quien centraba y Jesé el que trataba de rematar de volea hacia una portería de las pequeñas. No fueron malos los remates del canterano merengue, bajo la atenta mirada del ayudante de Carlo Ancelotti, que no dudaba en repetirle una y otra vez la postura y movimientos ideales para una perfecta volea. Una suerte del fútbol que precisamente Zidane dominaba a la perfección, como demostró en la final de la Champions League ante el Bayer Leverkusen.

Posteriormente, en un encuentro informal con el mismo Ancelotti, el técnico italiano confesó a los periodistas allí concentrados que es habitual el trabajo individualizado de Zidane con los jugadores blancos al término de la sesión. Este miércoles fue Jesé el protagonista, mientras que el martes fue Raphael Varane el que estuvo practicando la salida de balón y los cambios de banda, por ejemplo.



Artículos relacionados