thumbnail Hola,

Carlo Ancelotti asegura que su equipo no jugará el derbi de este miércoles como lo hizo en septiembre en Liga. Goal analiza las diferencias de los dos equipos entre ambas etapas



1.- El talismán Casillas recupera su sitio

Todavía resuenan por Concha Espina esas voces que dicen que, con Iker Casillas en la portería, el Real Madrid hubiera ganado la final de Copa 2013. El capitán vuelve a vivir un derbi sobre el césped y cuenta con que no ha perdido ante el Atlético en quince años, al no haber estado tampoco en el de Liga en septiembre. Revulsivo o no, puede ser un talismán.
2.- Sergio Ramos ya sí es Sergio Ramos
Si hay una diferencia clara entre el Real Madrid de principio de temporada y éste es su eficiencia en defensa. Y concretamente, en el nivel de Sergio Ramos. Lo del final de 2013 no está acorde con el nivel medio que ofreció en toda su carrera. Y ahora su equipo acusa su recuperación para bien. Quizás el Atlético también.
3.- Xabi Alonso, recuperado, marida con Modric como titular
El Real Madrid de Carlo Ancelotti empezó a tomar velocidad en cuanto el tolosarra abandonó la enfermería. No estuvo en el partido de Liga, donde jugó la dupla Khedira-Illarramendi. El ‘14’ blanco se dejará notar seguro. Y de igual manera, el concurso de un Modric que, desde el principio del curso hasta ahora, se ha hecho vital en el engranaje del equipo blanco.
4.- Gareth Bale, disponible y adaptado
Vale que Gareth Bale no está siendo ese jugador determinante que todos esperaban que fuera en verano. Pero desde septiembre hasta aquí se ha visto una evolución en su adaptación que provoca cierta cautela en las defensas rivales. Nunca sabes cuándo va a armar su pierna izquierda, ni cuando te levantará las pegatinas en una carrera. Positivo para el Real Madrid.
5.- El efecto Jesé
Y por si el regreso de Gareth Bale al once titular no surtiera el efecto deseado, Carlo Ancelotti tiene ahora a un Jesé que en septiembre estaba todavía adaptándose a la categoría. Habiendo demostrado poder ser titular en este equipo perfectamente, el concurso del canario es una bala que Ancelotti se guarda en la recámara.
6.- Un sistema asentado en un equipo automatizado

Quizás sea la mayor diferencia de todas. Y es que en el primer derbi de la campaña, este Real Madrid de Ancelotti aún estaba en pañales. Sin embargo, ahora se ha asentado un esquema y una forma de jugar, unos automatismos necesarios en cualquier equipo que en septiembre eran todavía muy frágiles. El Real Madrid es hoy mucho más equipo que entonces.





7.- La estelar aparición de Diego Ribas

Era el fichaje deseado por Simeone, y no tardó ni un día en darle minutos. Sabe que tiene magia en sus botas y quería que estuviera disponible para esta semifinal de Copa. Ya ante la Real Sociedad demostró estar enchufado, y con muchas ganas de ayudar al equipo. Puede ser el revulsivo ideal para un Atlético muy sólido pero a veces algo plano en ataques estáticos.
8.- La motivación del líder y la inspiración de Luis Aragonés
Como decía Ancelotti, si hay una diferencia entre el Atlético de septiembre y éste es que ahora llevan media temporada ganando sin parar. Hasta el punto de haberse puesto líderes en Liga, y estar en octavos de final de la Champions con mucha solvencia. Este Atlético es todavía más Atlético. Y si la inspiración de Luis le dio alas el domingo, en un derbi, más todavía.
9.- Raúl García, un secundario de lujo
Ya había demostrado sus cualidades, pero a principio de temporada seguramente muchos no pensaban que el mediocampista pudiera ser tan importante para el Atlético como está terminando de ser. Podría ser titular incluso. Sus cuatro goles en Copa –lo que le convierten en el Pichichi momentáneo de la competición- son suficiente carta de presentación.
10.- El Atlético sabe que el Santiago Bernabéu no es imbatible
Resulta extraño, pero hacía catorce años que no se vivía un derbi madrileño sin que el Real Madrid fuera favorito claro. Ganó en el Bernabéu en la final de Copa, y lejos de que quedara como algo anecdótico, refrendó su superioridad en Liga, también en el coliseo blanco. El Atlético ya sabe que puede ganar en Concha Espina. Esa barrera psicológica está superada.






Relacionados