Celta - Osasuna: Terminar el año con una sonrisa

Un punto separa a gallegos y navarros de la clasificación, ambos al borde de los puestos de descenso
Terminar el año con una sonrisa es el objetivo con el que Celta y Osasuna afrontan este partido. Máxime, cuando a Luis Enrique el gesto se le ha torcido tras los últimos compromisos celestes. Aunque el técnico asturiano había restado importancia a la Copa, la dolorosa derrota ante el Athletic confirmaban las malas sensaciones que ofreció el equipo en Pucela y que se traducen en siete goles encajados en dos encuentros, mal síntoma para acabar el 2013.

Osasuna disfrutó de su particular inyección de adrenalina en el Sadar con otro gran duelo ante el Real Madrid. La transformación que sufren los rojillos cuando reciben a un grande es digna de elogio, pero no deja de ser un espejismo dentro de una situación que empieza a ser común en Pamplona: luchar otra campaña más por no caer a Segunda. Y es que los navarros se desinflan en los partidos más mediáticos para languidecer cuando juegan con equipos que pelean por la permanencia.

El triunfo en el torneo del K.O. ante el Málaga es el camino a seguir para los pamplonicas. El mismo arrojo que muestran siempre contra Barcelona y Real Madrid se observó en el duelo de La Rosaleda, donde tres goles nivelaban una eliminatoria que tenía aspecto de ser nada complicada de remontar. Un golpe de moral que deberá ser refrendado en Liga, donde las tres plazas de descenso amenazan con llevar su nombre al concluir el año natural.

Ahora toca jugar en Vigo, un estadio que no se da especialmente bien a los pamploneses. De las 10 últimas citas de Osasuna en Balaídos sólo se contabiliza una victoria visitante -en el curso 2006-07- y cinco triunfos por parte de los olívicos, quienes no podrán contar para esta trascendental 'final' con Charles ni Hugo Mallo. Dos piezas claves para los gallegos que rivalizan con las ausencias de Arribas y el 'gato' Silva en el lado visitante. Mal momento para perder soldados en esta batalla por continuar en Primera.