thumbnail Hola,

Gareth Bale, Neymar y el desafío de los pobres

Se cierra el mercado de fichajes con la llegada de dos jugadores estrella a Real Madrid y FC Barcelona, que hacen aún más profunda la brecha respecto al resto de equipos de la Liga

Se acabó el tiempo. Los equipos de Primera División no podrán llevar a cabo más fichajes hasta el invierno y tendrán que afrontar con lo puesto la primera mitad de la competición, salvo contadas excepciones. Tras 64 días de intensas negociaciones, miles de llamadas de teléfono, rumores y contrataciones, el mercado cierra el telón con varios puntos sobre los que cabe realizar una profunda reflexión...

Real Madrid y Barcelona han sido, un año más, los grandes beneficiados de este verano. No solo porque ambas entidades han logrado reforzarse con nombres de relumbrón, sino también porque la meteórica distancia que ya separaba a ambos conjuntos se ha vuelto todavía más sideral.

Y es que ahora, junto a un coro de grandes jugadores que serían titulares en prácticamente todos los equipos de Europa, tanto merengues como blaugranas tienen a su disposición no solo a los dos mejores futbolistas del mundo -o lo que es lo mismo, Cristiano Ronaldo y Messi-, sino también a los dos atacantes que están llamados a tomar el testigo durante el próximo lustro.

Comparar los más de 150 millones que cuesta la explosiva combinación Bale-Neymar con equipos como el Rayo, que tiene que ajustar al máximo las fichas de los jugadores que llegan a coste cero con el presupuesto más bajo de la categoría, es como ir a la guerra armado con palos y piedras, toda una metáfora que necesitaría una reflexión profunda que invite a preguntarnos hacia dónde se dirige nuestro campeonato.

Lo que resulta evidente es que, como ocurre en otros muchos ámbitos de la vida diaria, los recortes también han llegado al fútbol patrio. Esa vieja cultura del despilfarro y del endeudamiento desorbitado ha dejado paso a una austeridad destinada a mejorar la situación económica y la viabilidad de los clubes, que ahora pagan sus errores de un pasado no tan lejano.

En ese ejercicio de redención, equipos como Atlético, Valencia, Málaga, Sevilla o Real Sociedad son los conjuntos que han experimentado un cambio más notable a la hora de gestionar la compraventa de futbolistas. Los parciales, que antes se dibujaban en rojo cada verano, ahora son verdes y arrojan de forma combinada un saldo de aproximadamente 170 millones de euros.

Eso sí, lo que parece que jamás se solventará por completo es la falta de planificación… Una vez más, y durante las últimas 24 horas, fueron muchos los equipos que se dejaron embaucar por la vorágine e incorporaron a última hora varios refuerzos. Incluso Siquiera se quedó a las puertas del Real Madrid en una madrugada llena de confusiones y rumores.

En medio de un panorama tan gris, no es de extrañar que muchas de las grandes figuras nacionales de "la otra Liga", la que componen los 18 equipos que no son Real Madrid y Barcelona, hayan optado por hacer las maletas y buscar fortuna en el extranjero antes de que llegue la cita del Mundial de Brasil 2014, con la perspectiva de poder competir por títulos y saltarse la pérdida de potencial competitivo por parte de sus clubes…

De esta forma, Jesús Navas, Álvaro Negredo, Fernando Llorente o Iago Aspas siguieron el camino que ya trazaron en su día Santi Cazorla, Michu, Juan Mata, David Silva o Fernando Torres, y probarán este año fortuna en la Premier League, que sigue acumulando "producto español" de primera calidad en sus filas.

Éxodo de talento español
   
Álvaro Negredo

Fernando Llorente

Iago Aspas

Jesús Navas

Pero no crean que todos los que han abandonado la Liga lo han hecho por un mismo motivo... Mourinho, por ejemplo, se cansó de lidiar con un vestuario y una afición que no lo respaldaba al cien por cien, Falcao se dejó tentar por los petrodólares del faraónico proyecto del Mónaco, Higuaín o Thiago Alcántara buscaron un lugar en el que sentirse plenamente reconocidos a nivel deportivo, Kaká encontró una salida de emergencia y emprendió el regreso a la que nunca dejó de ser su casa ante la imposibilidad de encontrar un pretendiente que se dignase a pagar más que su astronómica ficha y Özil protagonizó la gran espantada de última hora pese a haber reconocido que seguiría en el Real Madrid para ponerse a las órdenes de Arséne Wenger en el Arsenal.

Decía Ricardo Arjona que "no se acaba el amor sólo con decir adiós, pues hay que tener presente que el estar ausente no anula el recuerdo". La Liga BBVA se ha despedido por segundo verano consecutivo de grandes estrellas, y habrá que ver si la galaxia recupera esplendor o sigue perdiendo brillo.

Artículos relacionados