thumbnail Hola,

Karim Benzema y una indolencia que impacienta en el Real Madrid

El galo fue ligeramente pitado por el Santiago Bernabéu ante el Betis pese a haber marcado un gol. Muchas de las opciones merengues de título residen en el ‘9’ esta temporada

Primer partido de la temporada en el Santiago Bernabéu. Un cambio en el minuto 80 con un gol en el zurrón (el 1-1 que aún campeaba en el marcador), y Karim Benzema deja su puesto en el campo a Álvaro Morata entre unos pocos aplausos de la grada y unos ruidosos pitos de otra buena parte de la afición merengue. Resultaría difícilmente comprensible para un espectador externo. “¿Pero cuántos goles quieren que meta?”, comentaban en las redes sociales entonces algunos  aficionados, incrédulos, ante la melodía de viento. Sin embargo, no todo son los goles. Hay que entender a esos hinchas que pitaron a Benzema.

Pues si bien el galo marcó el primer gol del equipo, resolviendo un inmejorable mano a mano que le brindó Isco Alarcón en bandeja, no es menos cierto que también fallaría dos ocasiones cantadas. Una en cada parte, ambas con toda la portería para sí, en la comodidad de la soledad dentro del área, un bien preciadísimo para cualquier delantero… pero el balón rozó el tercer anfiteatro. Hay que entender a esos hinchas que pitaron a Benzema.

Y ya no se trata únicamente de un simple balance de ocasiones convertidas y marradas. Pues en el fútbol, la efectividad total es una utopía. Además de que en el Santiago Bernabéu no castigan al que falla, sino al que no lo intenta, al jugador de espíritu pobre. Y ahí sí tienen un filón con un Benzema que siempre, o casi siempre, aparenta una indisimulable indolencia sobre el verde. Sólo sus genialidades la pueden camuflar. Pero cuando no llegan, hasta sus goles tienen difícil robarle el protagonismo a ese perenne trotar cansino. Por eso hay que entender a esos hinchas que pitaron a Benzema.

Si el Real Madrid se ha equivocado guardándose a Benzema en lugar de Gonzalo Higuaín, sólo el tiempo lo dirá. A priori, no lo parece. Otra cosa será lo de no fichar a ningún otro delantero, pero en principio, el galo es un futbolista mejor dotado futbolísticamente, y el argentino quería marcharse. Sin embargo, eso hay que hacerlo valer en la cancha. Karim ya lo ha hecho anteriormente. Todos saben que es capaz de hacerlo. Y este curso no tiene otra opción que no sea la de salirse del mapa. Debe de sentir esa responsabilidad, y lo más importante, debe responder a ella, a la altura de lo que se le exige a un delantero de un Real Madrid que aspira a todo. Que es más de lo que exhibió ante el Betis pese a ese gol -por otra parte, casi cantado-. Hay que entender a esos hinchas que pitaron a Benzema.



Relacionados