thumbnail Hola,

Los goles del Betis 4-0 Zaragoza

Goleada en Heliópolis para despedir a la hinchada local en un curso que llevará a los verdiblancos a Europa, salvo debacle en la última jornada

El Zaragoza llegaba al Benito Villamarín pendiendo de un filo hilo que le sujetaba a la Liga BBVA y sale del feudo bético aún más tocado de lo que entró. El Betis salió en tromba desde el primer momento y una jugada de estrategia llevada a la perfección por Pabón desde el saque de inicio acabó en el gol más tempranero de la Liga 2012/2013, marcado por Rubén Castro. Desde ese momento el partido terminó para el conjunto maño que fue un títere en manos de los pupilos de Pepe Mel.

Apoño y José Mari trataban de manejar un barco zaragocista que se hundía entre el oleaje bético y la deriva de su juego, poco hilvanado, casi descompuesto por ese zarpazo de Rubén Castro y en la cabeza un martillo pilón que golpeaba cada vez más fuerte al son de la Liga Adelante. Entre el arrojo de Apoño, alguna finta de Rochina y la desesperación de Hélder Postiga el Betis aprovechó para apuntalar al Zaragoza en la zona caliente de la clasificación. Un error en la salida del meta Roberto lo aprovechño Pabón para marcar el segundo gol y dejar el partido visto, prácticamente, para sentencia.

Se llegaba al descanso y nada hacía presagiar que el Zaragoza pudiese levantar un resultado tan contundente por el juego del Betis. Y los presagios se convirtieron en realidad. No solo no consiguió remontar en la segunda mitad sino que encajo otro parcial calcado al del primer tiempo: primero marcó Jorge Molina en un mano a mano y, para culminar la gesta, Pabón marcaba el segundo gol en su cuenta y ponía el definitivo 4-0 en el marcador. Un castigo más que merecido para un Zaragoza simplón, sin sangre y con muy pocas opciones de salvar la categoría en la última jornada, en la que no dependerá de él mismo.

El equipo verdiblanco consigue así situarse en puestos de Europa League en una temporada de ensueño de la mano de un entrenador valiente y que siempre ha apostado por un juego efectista, elaborado y de ataque. El partido ha mostrado a la perfección lo que el Betis ha sido en buena parte de la temporada: un equipo que de mitad de campo para arriba tiene jugadores de una enorme calidad técnica y con una enorme facilidad para perforar la portería rival. Tendrá que esperar hasta la última jornada para asegurar su presencia en Europa. Al Zaragoza le queda ahora rezar a la Pilarica y esperar que otro milagro, como el de la temporada pasada, haga que el conjunto maño consiga la permanencia en la Liga BBVA.

Artículos relacionados