thumbnail Hola,

Expectación ante respuesta del coliseo blanco a la eliminación europea y los desaires del técnico, que se sitúa fuera del club la próxima temporada. El respetable no perdona

El Real Madrid recibe este sábado al Valladolid en un partido de Liga que ha pillado completamente a desmano al madridismo, centrado aún en reponerse de la eliminación europea ante el Borussia Dortmund, y en asumir la marcha de su técnico este próximo verano. De ahí precisamente que, con la clasificación en Liga prácticamente desplazada, la atención del partido ante el Valladolid se centraba sobre todo en el recibimiento del Santiago Bernabéu a su equipo y, sobre todo, a su todavía entrenador.

Hasta el momento, el coliseo blanco siempre ha aplaudido a su equipo, incluso el pasado martes a la finalización del encuentro. Con el técnico hubo siempre más voces discordantes. Una minoría siempre le aplaude, mientras otra minoría siempre le silba, con el resto de las gradas en silencio. Situación que este sábado no se repitió al comienzo del partido.

Y es que la pitada al técnico madridista fue sonora. Mayoritaria, pese a que apenas había media entrada en el momento en el que el speaker del Santiago Bernabéu anunciaba las alineaciones. Una clara señal de que no todo el madridismo está con el técnico, como se hace creer desde una minoría, de que no se perdonan los pocos éxitos en estos tres años, y de que no se consiente que esté menospreciando al club blanco con constantes guiños a la Premier League.

Por cierto que, en el lado contrario de la balanza, la ovación a Iker Casillas fue mayoritaria. El Santiago Bernabéu ha hablado, y parece tener claras sus preferencias.

Artículos relacionados