thumbnail Hola,

El partido número 66 entre leones y donostiarras en Bilbao será recordado por ser el que despidiera el viejo estadio rojiblanco

San Mamés está viviendo su año de despedida, justo en la temporada en la que cumple su centenario. Todo empezó un 20 enero de 1913 con la colocación de la primera piedra en el feudo bilbaíno y prosiguió con el primer partido que se disputó en agosto del mismo año ante el Racing de Irún, con 1-1 final. El tanto fue obra de Zuazo a pase de Rafael Moreno, un ariete letal conocido popularmente como 'Pichichi', al que algunas fuentes otorgan la autoría de este primer gol, el primero de los muchos vistos en este estadio.

El nombre lo tomó del asilo y la ermita de San Mamés situadas cerca del campo y dedicadas al mártir cristiano que logró amansar a los leones, un simbolismo que se trasladó también a la entidad rojiblanca, al igual que el hecho de llamar al campo como 'La Catedral' para así diferenciarlo de la cercana capilla.

San Mamés ha sido testigo mudo en la vida del club. Ha visto crecer sus instalaciones, de los 3.500 asientos iniciales a los 47.000 que posteriormente tuvo, contempló la cronstrucción de un arco en su tribuna, en la década de los 50, una solución arquitectónica que le da una personalidad única. Porque San Mamés es especial, es el único feudo que puede presumir de haber visto todas las temporadas de la Primera División, ha vivido partidos inolvidables como aquella victoria bajo la nieve ante el Manchester United, una final de UEFA ante la Juventus, el Mundial de 1982 y aquellos partidos con el césped embarrado ante el Real Madrid y Barcelona.

Pero sin duda, no hay partido más especial para el cuadro vizcaíno que el que enfrenta a la Real Sociedad. Una rivalidad que tiene 84 años de existencia desde que se inauguraran los duelos un 29 de abril de 1929, la misma temporada en la que se iniciaba la Liga española, en aquella ocasión los rojiblancos se impusieron a sus vecinos 'txuri-urdin' por 4-2.

Hoy se disputará el capítulo número 66 de este derbi vasco, de los cuales 37 han sido triunfos de los leones, 17 acabaron en empate y 11 tuvieron color blanquiazul. El Athletic está en horas bajas y la Real está lanzada, pero si algo tienen los derbis es la incertidumbre del marcador y el hecho de que poco importa la clasificación. Lo único que es cierto es que el ambiente será inmejorable y que San Mamés vivirá un choque muy especial, su último derbi vasco.

Artículos relacionados