thumbnail Hola,

El exárbitro inglés explica en su columna semanal las artimañas que el mánager del Real Madrid utilizaba en el Chelsea para intentar ganarse al coletivo arbitral

De puertas hacia afuera, José Mourinho siempre se ha mostrado con el implacable azote del colectivo arbitral. Siempre encargado de denunciar públicamente cualquier nimio error de los colegiados en su contra, hay otra cara de Mourinho con los árbitros que ha dado a conocer el exárbitro Graham Poll en su columna del Daily Mail. “El señor amable”, así se refiere al mánager actualmente del Real Madrid.

Cristiano guía al Madrid
“Es ‘el señor amable’ con los árbitros y es mucho más efectivo en la liga doméstica, cuando conoce a los árbitros personalmente”, asegura Poll.

Según Poll, Mourinho urdió una serie de acciones para ganarse su complacencia. “Cuando Mourinho llegó al Chelsea en 2004 me invitó al campo de entrenamiento”, explica el excolegiado. “Me presentó a sus jugadores como ‘el mejor árbitro de Europa’. Le había pitado tres partidos con el Oporto y había ganado todos, supongo que eso ayudó”.

La táctica de Mourinho no se limitaba exclusivamente a esto. Su amabilidad se multiplicaba en los momentos anteriores al partido. “Antes del partido, te preguntaba cómo si todo iba bien”, cuenta Poll, quien encontró mejoras en las prestaciones de los árbitros tras quejarse del estado de los vestuarios de Stamford Bridge destinados a los colegiados. “Al partido siguiente había dos duchas nuevas, más baños y una televisión plana”, relató el exárbitro.

No todo fue bonito y cordial entre Mourinho y Poll. Cuando llegó una derrota en las semifinales de la Copa de la Liga, el técnico esperó al árbitro en el túnel de vestuarios. “Se quedó mirándome y moviendo la cabeza negativamente y me miraba extrañado. ‘Pensé que eras mi amigo’, me dijo”.

Artículos relacionados