thumbnail Hola,

El presidente del Deportivo se citó con Manuel Pablo, Riki y Valerón en el Playa Club, después de la última derrota liguera ante el Granada (0-3) para analizar la situación

El Deportivo sigue en caída libre y el presidente Augusto César Lendoiro intenta a contrarreloj mover ficha. El dirigente blanquiazul se reunió esta noche con los capitanes (Manuel Pablo, Valerón y Riki) en el Playa Club para abordar la actual situación tanto institucional como deportiva del club, tras la última y dolorosa derrota liguera ante el Granada (0-3). En el cónclave, que duró más de dos horas, también estuvo presente el director deportivo Ernesto Bello.

Pese a que no han trascendido por el momento los temas abordados en la misma, todo hace pensar que el dirigente ha querido llamar a la unión a los tres capitanes, hombres de peso en el equipo, y tratar de enderezar el rumbo de una plantilla sin confianza. Asimismo, Lendoiro quiere conocer de primera mano el sentir de vestuario, un plantel que lleva meses sin cobrar, tras los últimos acontecimientos.

No ha sido una semana fácil para el Deportivo. Comenzó con el incidente en un entrenamiento entre unos aficionados que increparon a los jugadores. Le siguió el anuncio de que Hacienda interponía un recurso al levantamiento del embargo sobre los más de diez millones que Mediapro adeuda al conjunto blanquiazul. Como colofón de siete días aciagos el equipo coruñés perdió ante el Granada y en la rueda de prensa Domingos Paciencia puso su cargo a disposición del club, que por medio de Lendoiro ratificó que continuaría, aunque el dirigente dejó una puerta abierta al técnico luso si es que al final decidía irse. Vistos los antecedentes, sin duda los próximos días serán vitales para el futuro tanto deportivo como institucional del club.

Artículos relacionados