thumbnail Hola,

El capitán blanquiazul reconoce que la situación del equipo es un "poco díficil" y entiende que la gente esté "desilusionada", pero asegura que tratarán de "corregir los errores"

Manuel Pablo afronta el partido que medirá a Deportivo y Granada mañana (22.00) como una "final", ya que el conjunto andaluz es "un rival directo", que además llega a Riazor, donde los coruñeses deben "hacerse fuertes", según afirmó hoy en la Ciudad Deportiva de Abegondo. El grancanario no oculta que la situación del conjunto es "un poco difícil" y asume que la afición puede estar "desilusionada". "Los que llevamos sólo dieciséis puntos somos nosotros y por eso la gente nos exige más y tenemos que intentar corregir los errores", matiza.

Asevera que muchas veces el equipo ve que los partidos "están igualados y por un error y un gol" al final se les escapan, lo que termina por hacer que se "pierda la confianza". Además, a la postre en el siguiente duelo el conjunto herculino sale "con más miedo", y el isleño considera que, aunque sea difícil, deben de "soltar los nervios", aunque sea complicado cuando se ve que "la situación no mejora".

"Con cada partido la confianza se desmorona un poco pero tenemos que buscar fuerzas y apoyos", remarca el capitán, que espera que puedan ganar el encuentro incluso "antes de saltar al campo", gracias al "apoyo de la afición". Sin duda el Deportivo necesita los tres puntos para seguir creyendo en la salvación.

Artículos relacionados