thumbnail Hola,

La maldición verde del Real Madrid se extiende al blanco y al azul

El R.Madrid sufre fuera de casa. Al principio se pensó que la tercera equipación no hacía ningún bien. Las supersticiones quedan retratadas: hay derrotas con todos los colores

El Real Madrid tiene esta temporada un serio problema fuera de casa. Vivo en la Copa del Rey, pero a 16 puntos del liderato en Liga, y clasificado sólo como segundo de grupo en la fase inicial de la Champions League, se da la circunstancia de que el equipo merengue no ha perdido todavía en su estadio. Todo fueron victorias a excepción de cuatro empates ante Borussia, Valencia, Espanyol y Barcelona. Sin embargo, lejos del Santiago Bernabéu, el idílico panorama es radicalmente opuesto.

Y es que de 19 partidos que ha jugado lejos de su feudo, el Real Madrid sólo ha sumado siete triunfos (36%), perdiendo en ocho encuentros con este último ante el Granada el pasado sábado. Un balance realmente negativo para un equipo de la talla del Real Madrid, y que tiene difícil explicación al haber caído en cosos espinosos como el Camp Nou o el Westfallenstadion, pero también en otros teóricamente más amables como Balaídos, Los Cármenes o el Coliseum Alfonso Pérez.

Al principio de la temporada dio mucho que hablar la nueva equipación verde del Real Madrid. Y es que en su estreno perdió contra el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, y en su segundo partido, en Vallecas, el encuentro tuvo que ser suspendido por el ataque contra el sistema eléctrico del estadio vallecano. Al día siguiente, cuando se reanudaría el choque, el Real Madrid decidió vestir de azul, ganando al Rayo por 2-0. Fue el inicio de lo que popularmente se trató como la maldición blanca de la camiseta verde. Meses más tarde se comprobaría que el color del envoltorio no influía en nada con la calidad de lo envuelto, pues el Real Madrid seguiría perdiendo igual. Fuera de verde, de blanco o de azul.

El club merengue cuenta esta temporada con tres equipaciones: la blanca, para sus partidos como local; la azul, para sus partidos como visitante en Liga y Copa; y la verde, para sus partidos como visitante en Champions. Enmarcado dentro de la lógica norma de la no coincidencia de colores entre equipos locales y visitantes, es el propio Real Madrid el que decide el color de su vestimenta. Llevando incluso su elástica verde a los campeonatos nacionales aun cuando en un principio no se contaba con ella. Y los números que presenta fuera de casa son igualmente paupérrimos vistiera de verde, de azul, o incluso de blanco.

Lejos de su estadio, el Real Madrid jugó este curso de blanco en ocho ocasiones, ganando tres partidos y perdiendo otros tres (ante Borussia, Getafe y Barcelona). De azul, el balance es muy similar, con dos victorias y tres derrotas (ante Celta, Betis y Granada) en apenas seis partidos. Y de hecho, ha sido portando la camiseta verde cuando menos derrotas han encajado, revertiendo así el mito: apenas dos partidos perdidos (ante Málaga y Sevilla), con otras dos victorias en los cinco partidos que han disputado. La maldición del verde se ha extendido al blanco y al azul. La maldición no tenía que ver con los colores, sino con los lugares. Los que no son el Santiago Bernabéu, para ser más concretos.

Artículos relacionados