thumbnail Hola,

El extremo del Sevilla ha ido a su país de origen para encontrar soluciones a su lesión. Ha confesado que aunque el Sevilla no quiere, él estaría encantado de volver a Argentina

Diego Perotti se lesionó hace ya casi un mes, en la segunda semana de enero cuando disputaba el partido ante el Valencia correspondiente a la última jornada de la primera vuelta y desde entonces ha estado en el dique seco, perdiéndose todos los partidos del Sevilla tanto de Copa como de Liga. Se habló entonces de una rotura fibrilar en el tercio distal del bíceps femoral de la pierna izquierda y se informó desde los servicios médicos del club andaluz que podría estar inactivo unas seis semanas.

El extremo se encuentra estos días en Buenos Aires, y ya ha sido examinado en uno de los centros médicos de máximo prestigio del continente sudamericano, la Clínica de Salud Favaloro. Esto es habitual en los jugadores del otro lado del charco, sin embargo lo realmente curioso que ha llegado a alarmar en Sevilla es que el jugador ha declarado en Radio La Red de Argentina, que le encantaría jugar seis meses en el Racing de Avellaneda, club que ha mostrado interés por contratarlo: "Hablé con el entrenador Zubeldía y me gusta lo que está montando en Racing. Me operé de la cadera y ya estoy totalmente recuperado", y continuó, "tengo ganas de jugar en Racing, de volver a Argentina, de sentir lo que es actuar nuevamente en este fútbol. Y además me entusiasmó el interés de Zubeldía para que juegue en su equipo", confesó sin tapujos el joven de 24 años.

Las declaraciones han sentado como jarro de agua fría en Sevilla. Y es que el jugador tiene prevista su llegada a la ciudad hispalense en los próximos días tras realizarse todo tipo de pruebas para intentar saber cómo evitar que recaiga continuamente. Ya había pasado por la Clínica USP La Esperanza en Vitoria, el Instituto de Biomecánica de la Universidad de Valencia y el hospital de Chicago con el famoso neurocirujano Richard Fessler sin llegar a una conclusión fiable.

Artículos relacionados