thumbnail Hola,

El '7' jugó su primer partido en Cádiz cuajando uno de los debuts más extraordinarios de la historia merengue, con dos goles y una asistencia. Fue el inicio de una época gloriosa

El Real Madrid está de aniversario este martes. Y es que se cumplen 29 años de uno de los momentos más relevantes de la historia moderna del club merengue: el debut de Emilio Butragueño, un evento que cambiaría el devenir de la entidad madridista durante la década de los 80 y de los 90. No obstante, es de sobra conocido que esa época ha pasado a los libros de historia merengues como la de ‘La Quinta del Buitre’.

Fue un 5 de febrero de 1984 cuando el Real Madrid debía jugar en el estadio Ramón de Carranza ante el Cádiz. No pasaba por buenos momentos el equipo blanco en esos años, de la mano de Alfredo Di Stéfano en el banquillo. De hecho, el debut del propio Butragueño es bastante significativo del resurgir de la entidad madridista de la mano de la cantera, con nombres como el del ‘Buitre’, pero también los Míchel, Pardeza, Sanchís o Martín Vázquez. Todos de su misma ‘quinta’.

Aquella tarde ante el Cádiz el Real Madrid perdía por 2-0 cuando Emilio Butragueño hizo su entrada en la segunda parte. “Recuerdo que Di Stéfano me dijo: ‘Nene, calentá’” rememoraba el propio ‘Buitre’ a los medios oficiales del club blanco hace algunos años con motivo de este aniversario. Y su debut supuso todo un chorro de aire fresco para el equipo, con dos goles y una asistencia para firmar el 2-3 final, en lo que fue uno de los estrenos más extraordinarios de la historia del club blanco. Hasta el punto de que muchos datan una nueva era en la historia merengue justo a partir de aquel debut en el Ramón de Carranza.

“En el vestuario se escuchaba más que se hablaba. Las jerarquías estaban mucho más enraizadas que ahora. Pero una vez que salté al campo tenía que ser descarado, mostrarme como yo era. Y así me salió” explicaba Butragueño a RTVE con motivo de dicha efeméride hace unos años. “Se me aceleró el pulso cuando iba a saltar al campo, que es algo normal, pero la verdad es que iba bastante tranquilo” recordaba también a los medios oficiales el propio ‘Buitre’ hace algunos años.

“El hecho de ir convocado con el primer equipo me empujó a pensar que podía debutar y estuve dudando de si sería en Cádiz o no. Yo le dije a mi padre: ‘Vete, porque creo que voy a jugar’. Y sería un fastidio que, después de todo lo que se esmeró para que yo fuera jugador, se perdiera ese momento” explicaba Butragueño. “Recuerdo que él estaba en la grada con mi cuñado y nosotros perdíamos por 2-0 y mi padre decía: ‘¿Dónde va el chico con este resultado? Menudo debut le espera…’ Y al final resultó ser todo lo contrario”. Y tanto que lo fue.

Artículos relacionados