thumbnail Hola,

Sin ser decisivo en el resultado final, Mateu Lahoz sí que tuvo algunas decisiones controvertidas en el partido entre Granada y Real Madrid. Aprobó

Mateu Lahoz fue el árbitro encargado de dirigir el partido entre Granada y Real Madrid. Un encuentro que dejó algunas acciones discutibles. Como lo fue el primer gol nazarí, obra de Cristiano Ronaldo en propia puerta al saque de un córner. No por ese gol en sí, sino por la jugada previa que origina el saque de esquina. Y es que el madridismo clamó por dos posibles fueras de juego. Con las posiciones muy justas, no lo parecían ninguna de las dos jugadas. Sea como fuere, el colegiado del comité valenciano no lo estimó así.

Como tampoco lo hizo con una posible expulsión de Luka Modric mediada la segunda parte. El croata vio una tarjeta amarilla por una entrada a ras de suelo sobre Mikel Rico, y apenas cinco minutos más tarde, el '19' merengue frenó un pase claramente con el brazo. El colegiado señaló la infracción, pero no le mostró la tarjeta amarilla, entendiendo que no cortaba ninguna jugada del rival. Reglamentariamente, no la merecía. El estadio de Los Cármenes no lo entendió así.

La que sí fue todavía más discutible fue la posible expulsión de Xabi Alonso. El tolosarra vio una primera tarjeta amarilla en una acción con Ighalo, y diez minutos antes del final del partido, el mediocentro pudo haber visto la segunda por una acción en la que se tiró al suelo a robar el balón sin llegar a tocar el cuero siquiera. No llegaba con mucha violencia al choque, pero el coliseo nazarí sí pidió la expulsión. Nuevamente, Mateu Lahoz, que aprobó a pesar de las controversias, no lo entendió así.

Artículos relacionados