thumbnail Hola,

Los goles del Levante 2-1 Valladolid

Un absurdo gol de Rukavina en propia meta cuando el partido estaba a punto de finalizar hizo que los tres puntos se quedaran en el Ciutat de Valencia

No habían salido mal los locales, pero las curvas llegaron sin avisar. A la salida de un corner, un despeje defectuoso de Ballesteros, que la alejó mansa al balcón del área, fue el preludio de una volea majestuosa de Baraja. Una ejecución perfecta con una trayectoria de dentro afuera que se coló sin paliativos.

Fue progresivo el crecimiento del Levante durante toda la primera mitad. Empujado por Diop e Iborra, afilado por Martins, endulzado por Barkero. Jugando con total libertad, fue dinámica la aportación del vasco, que trenzó todas las jugadas de su equipo. Pocas zurdas de tanta calidad hay en la liga. Casi ninguna a balón parado. Por esa vía llegó el empate del Levante, tras una bella factura de tiro libre que se coló pegada al poste.

El equipo de JIM se replegó, descolgó a Martins y se ciñó a su ADN. Buscar un zarpazo a la contra. Lo encontró una vez más. Un premio a la fe de un equipo que jugaba de facto con diez, tras la lesión de Diop. Tuvo la complicidad de la fortuna en el desvío de Rukavina que se coló en su portería.

Artículos relacionados