thumbnail Hola,

Allí se jugó la final de Copa del Rey 2011. Al Valencia le ha marcado nueve goles en dos partidos. El año pasado se subió a la espalda de Callejón para celebrar un gol

El Real Madrid visita este domingo al Valencia en la primera jornada de la segunda vuelta de la Liga, el segundo capítulo de esta particular trilogía entre el campeonato doméstico y la Copa del Rey. Es el partido que quizás menos le preocupe al Real Madrid, que marcha a 18 puntos del liderato en el campeonato de la regularidad. Sin embargo, mal haría el cuadro valencianista en fiarse de las apariencias. Y es que no sería la primera vez que el equipo madridista gana en Mestalla con el equipo ‘B’.

Así sucedió hace un par de temporadas. El partido entre Valencia y Madrid quedó encuadrado en mitad del carrusel de Clásicos de Liga, Champions y Copa del Rey, y con el campeonato prácticamente perdido, José Mourinho decidió dar entrada a los menos habituales en Mestalla: Casillas; Albiol, Garay, Carvalho, Nacho; Lass, Canales, Granero; Kaká, Higuaín y Benzema, fue la alineación aquella tarde del 23 de abril de 2011. Y el resultado, un 3-6 inapelable después de que el electrónico llegara a reflejar un 0-5 al minuto cincuenta de partido.

Aquella fue la segunda visita de José Mourinho a Mestalla con el Real Madrid. Tres días antes había estado con motivo de la final de la Copa del Rey 2011 que le ganó al Barcelona con un gol de Cristiano Ronaldo (0-1). No es un estadio maldito para Mourinho el de la ciudad del Turia, como se puede ver. De hecho, y  pese a haber empatado dos veces en Liga en el Santiago Bernabéu, siempre ha ganado en Mestalla con el Real Madrid (también con el Chelsea en la única vez que estuvo allí en 2007). Pues además de la final de Copa y el 3-6, también ganó en Mestalla en la temporada pasada (2-3). 

Fue un partido de vértigo, muy luchado, tremendamente tenso, con un buen Madrid en la primera parte que dio paso a una segunda mitad de alternancia en el juego y en el marcador. Benzema y Sergio Ramos pondrían al Real Madrid con un 0-2 a favor llegado el minuto 70, pero Soldado en dos ocasiones obligó a Ronaldo a meter un tercer gol para lograr los luchados tres puntos en un partido que dejó varias imágenes para el recuerdo.

Lo fue Sergio Ramos celebrando su gol mandando callar a Mestalla. Lo fue Mourinho subiéndose a lomos de Callejón para celebrar el gol de Ronaldo. Pero sobre todo, lo fue Higuaín, sacando con la mano en la línea de gol un remate valencianista en las postrimerías del partido que hubiera supuesto el empate a tres definitivo. Un recuerdo que, unido al del partido del martes en Copa en el Santiago Bernabéu invita a pensar que las espadas estarán en todo lo alto por Valencia para recibir al Real Madrid e intentar así romper la magnífica racha de Mourinho en el coliseo che.

Artículos relacionados