thumbnail Hola,

Cuando el brasileño llegó a Concha Espina hace tres años y medio estaba valorado en 60 millones de euros. A día de hoy, apenas valdría 16 'kilos'. Este curso ha vuelto a devaluarse

El Real Madrid parece abrirse al mercado invernal de fichajes. En este caso, para tratar la opción de que salga del club blanco Ricardo Kaká. Milan y Fluminense están muy atentos al jugador brasileño que, por pasiva y no por activa, públicamente se ha dejado querer por el club rossonero. No lo debe estar pasando bien el ‘8’ blanco en Madrid, visto que no revierte su condición de suplente de ninguna manera. Por otra parte, no sería ningún drama para el club blanco perderle, vistas sus aportaciones sobre el césped en estos tres años y medio.

El problema para el Real Madrid reside en cuál debe ser el precio justo por el que deberían abrir la puerta a Kaká. Ya les sucedió algo parecido en verano, y se repite el escenario de forma casi idéntica en este invierno. El planteamiento del club blanco este agosto era claro: Kaká sigue teniendo tirón mediático, y para según qué equipos y ligas, todavía podría tener un recorrido sobre el césped, con lo que no querían venderlo a precio de saldo. La alta ficha que quiere seguir cobrando el propio jugador es un obstáculo más en esta ecuación de difícil resolución para las partes implicadas.

El club blanco pagó 60 millones de euros al Milan por él en el verano de 2009, inversión que no recuperará de ninguna manera. No se quedará ni cerca. Lo espinoso en este escenario es por tanto valorar dónde frenar el listón después de tres años y medio donde Kaká ha ido devaluándose progresivamente.

El portal especializado Transfermarkt cifra el valor de mercado de Kaká en 16 millones de euros a día de hoy después de la última revisión realizada en enero de este mismo mes de enero de 2013. Eso significa que desde el inicio de la temporada, merced a sus 12 únicos partidos y 500 minutos con el Real Madrid, habría perdido valor nuevamente. Concretamente, dos millones de euros con respecto al verano de 2012.

Una devaluación que, por otro lado, es anecdótica si se revisa el retroceso que ha sufrido desde que aterrizara en Concha Espina. Entonces, en el verano de 2009 y seguramente a tenor de la cantidad que se pagó por su traspaso, su valor había crecido de los 55 a los 60 millones de euros. Mientras que hoy sería de apenas 16 ‘kilos’, un 75% menos que hace tres años y medio. Lo que es un abismo económico además de deportivo entre una situación y otra.

Artículos relacionados