thumbnail Hola,

La máxima distancia entre ambos al ecuador de Liga es 21 puntos, con el Real Madrid por delante. Fue el curso 1987-88, donde los blancos acabaron a 36 puntos y Aragonés, despedido

Terminó la primera vuelta de la Liga con un nuevo resbalón del Real Madrid. Esta vez, ante el colista Osasuna en Pamplona, con un empate a cero que supo a un vacío total. No en vano, fue el encuentro con menos disparos a puerta de los merengues desde que llegara José Mourinho a Concha Espina, apenas un lanzamiento entre los tres palos. Lo que habla bien a las claras del grisáceo partido que cuajaron los blancos para certificar una primera vuelta de la Liga para olvidar, sensiblemente peor a lo que cabía esperar este mismo verano.

No obstante, hace ya tiempo que en la Casa Blanca se dio por perdido el título de Liga. Y desde entonces, la distancia con el liderato no ha hecho sino crecer y crecer. Hasta el punto de estirarse a dieciocho puntos este mismo domingo después de que el Barcelona ganara al Málaga. Un margen sideral para dos equipos que a priori partían igualados, o incluso con el Real Madrid por encima, al ser el vigente campeón de Liga y Supercopa.

Sin embargo, a pesar de la magnífica marcha de este Barcelona que ha cuajado la mejor primera vuelta de la historia de la Liga, y del colchón de puntos para coronarse campeón, hay un récord que no han podido arrebatarle los blaugranas al Real Madrid: el de mayor ventaja de un equipo respecto al otro al finalizar la primera vuelta del campeonato (con veinte equipos). Esta campaña se quedó en unos notables 18 puntos, pero según la prestigiosa empresa de estadísticas deportivas Opta, el Real Madrid llegó a lograr una diferencia de hasta 21 puntos llegado el ecuador de la Liga.

Fue en la temporada 1987-88. El Real Madrid de la Quinta del Buitre llegó líder a la jornada 19, habiendo ganado quince partidos y perdido apenas dos, mientras que el Barcelona de Luis Aragonés -con jugadores como Zubizarreta, Migueli, Victor Muñoz, Schuster, Lineker o Carrasco- deambulaba por una duodécima posición con apenas ocho victorias por nueve derrotas. Entonces, en España aún se sumaban dos puntos por cada victoria, pero la diferencia entre ambos equipos con el equivalente de tres puntos actual hubiera sido de esos superlativos 21 puntos.

El Real Madrid terminó ganando aquel título de Liga, el 23º de su historia, con seis victorias de margen respecto a la Real Sociedad, que terminó segundo en esa temporada. Mientras tanto, el Barcelona remontó hasta la sexta posición en la segunda vuelta, pero no pudo evitar sumar casi la mitad de victorias que su máximo rival: 28 frente a 15. Y lo que es más gravoso, acabar al equivalente actual de 36 puntos de distancia del cuadro madridista (23 de entonces con el sistema de dos puntos por victoria). Un balance que terminó con la carrera de Luis Aragonés en Can Barça para dar paso a la de Johan Cruyff.

A día de hoy el Real Madrid, a 18 puntos de distancia del Barcelona al final de la primera vuelta, está en la media para acabar a esos mismos 36 puntos del máximo rival, como en la temporada 1987-88. El madridismo lleva todo un lustro vanagloriándose de haber podido terminar la campaña 2007-08 a nada menos que 18 puntos de distancia del Barcelona, en aquella temporada del pasillo en el Santiago Bernabéu. Pero tal y como marchan las cosas, pese a haber mantenido el récord finalizada la primera vuelta, parece que al menos la afición blaugrana tendrá este curso un argumento de peso con el que contrarrestar los alardes merengues desde aquellos tiempos de Bernd Schuster y Frank Rijkaard.

Artículos relacionados