thumbnail Hola,

El club blanco ha recurrido la sanción de cinco partidos. Considera que, con los precedentes en la mano, la sanción al jugador sevillano es excesiva

El Real Madrid ha recurrido la sanción de cinco partidos que se le ha impuesto a Sergio Ramos este jueves pasado. El motivo que alegan desde los servicios jurídicos del club blanco es que, con los precedentes en la mano, al jugador sevillano se le ha impuesto un castigo excesivo.

La sanción que se le ha aplicado al sevillano ha sido de un partido por las dos tarjetas amarillas que vio ante el Celta y cuatro por decirle al colegiado del duelo copero, Ayza Gámez: "Eres un sirvergüenza". Todo esto según recoge el acta arbitral.

Hay que recordar que el jugador ha pedido perdón a los colegiados en su cuenta de Twitter, y que, también, llamó a Victoriano Sánchez Arminio, el presidente del Comité Técnico de Árbitros, para pedir perdón por su conducta ante Gámez.

El comité ha aplicado, en su grado mínimo, el artículo 94 del código de disciplina, que dicta que "insultar, ofender o dirigirse en términos o actitudes injuriosas al árbitro principal, asistentes, cuarto árbitro, directivos o autoridades deportivas, salvo que constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos".

Los precedentes a los que alude el club blanco son varios. Uno fue en 2010. En el último encuentro de aquella campaña, Álvaro Negredo, en un Almería-Sevilla, le gritó a un asistente de Rubinos "me cago en tu puta madre". Competición lo consideró una desconsideración hacia el árbitro.

Pero no  tienen que irse tan lejos para tener un precedente similar. El año pasado, Pepe llamó "hijo de puta" a Paradas Romero en un partido que disputaron contra el Villarreal. Competición, al igual que con Negredo, lo consideró una “desconsideración”.

Artículos relacionados