thumbnail Hola,

En Pamplona deberá volver a cambiar la alineación por las múltiples bajas. Ante el Celta, Varane, Essien o Ramos cambiaron dos veces de posición cada uno respectivamente

El Real Madrid juega este sábado ante Osasuna en un partido de Liga para el que José Mourinho se verá obligado a recomponer forzosamente su once inicial debido a las múltiples bajas que arrastra entre sanciones y lesiones. Ha podido recuperar a Xabi Alonso, Marcelo y Coentrao, pero todavía cuenta con las sensibles bajas de Cristiano Ronaldo, Pepe, Sergio Ramos y Antonio Adán, además de Morata y Nacho Fernández, éstos por decisión técnica.

Así las cosas, además de buscarle un sustituto a Ronaldo en la línea de tres cuartos, deberá construir la línea de retaguardia sin sus dos centrales titulares. Carvalho y Varane apuntan así al once, con Arbeloa y Coentrao en los laterales. Esta podría ser la composición inicial, aunque es difícil pronosticar cómo podrá terminar con el transcurso del partido. Máxime cuando, el miércoles en Copa, las distintas circunstancias que se fueron desarrollando durante el partido obligaron al técnico a realizar múltiples cambios en la zaga. Obligaron al técnico a dar una vuelta más de tuerca a sus ya tradicionales revoluciones tácticas, con jugadores como Essien, Sergio Ramos y Varane ‘forzados’ a cambiar dos y tres veces de posición durante el mismo encuentro.

Comenzó el partido con Essien-Ramos-Carvalho-Arbeloa en defensa y su clásico dibujo 4-2-3-1, con Nacho Fernández en la grada y Albiol en el banquillo. Pero la lesión de Xabi Alonso al descanso provocó la entrada de Varane en el centro de la zaga, desplazando así a Sergio Ramos al lateral derecho y a Essien al centro del campo, en una formación 4-3-3. Quince minutos duró este esquema, hasta que aproximadamente en el minuto 60 Varane y Sergio Ramos intercambiaran sus posiciones para reforzar el centro de la defensa. El remate llegó cuando el de Camas fue expulsado a cuarto de hora para el final, y entonces Varane volvió al centro, y Essien al lateral derecho, con Di María sustituyendo a Ozil para ocupar una posición más próxima al trío del centro del campo que al de ataque.

No es la primera vez desde que Mourinho llegara al Real Madrid que en un mismo partido se revoluciona la pizarra. Hace no mucho ya sucedió ante el Valladolid, donde cambió a los dos laterales titulares para terminar jugando con Callejón como tal cuando había (con victoria 2-3 final). O ante el Manchester City, donde cambió a Khedira y Essien para dar entrada a Modric y Ozil (con victoria 3-2 final).

Pero también en otras ocasiones este mismo año donde los resultados no fueron tan favorables. Mismamente ante el Málaga en diciembre, donde terminó jugando con Callejón como lateral y sin Casillas de titular (con derrota 3-2 final). O ante el Getafe, donde acabaron jugando Higuaín, Benzema, Morata, Ozil, Ronaldo y Callejón todos juntos y revueltos en ataque, y sin lateral izquierdo (con derrota2-1 final). O ante el Sevilla, donde nuevamente Callejón fue el que suplió a Arbeloa en la segunda mitad (con derrota 1-0 final).

Como puede verse, el caso del Celta de Vigo no es una excepción. Ya sea por gusto o por obligación, José Mourinho se ha abonado esta temporada a las revoluciones tácticas, con jugadores militando en posiciones que no son habitualmente las suyas (véase el caso de Xabi Alonso como central o Sergio Ramos como delantero). Y ante Osasuna podría volver a vivirse otra situación similar.

Artículos relacionados