thumbnail Hola,

El presidente del Barcelona alaba a Messi, confía en la renovación de Valdés y descarta que en un futuro el galardonado Vicente Del Bosque pueda sentarse en el banquillo azulgrana

Pese a que el tema candente es el Balón de Oro, Sandro Rosell manifestó sus intenciones respecto al máximo goleador de la historia de la selección española de futbol, David Villa, y fue tajante: "Descarto absolutamente la cesión de Villa en el mercado de invierno. Es nuestro y le necesitamos", afirmó con rotundidad.

Rosell no perdió tiempo en sacar pecho con el cuarto Balón de Oro de Leo Messi: “Nunca habrá nadie más como Messi. Estaba muy feliz. No sólo es un gran futbolista sino también una gran persona, que entiende los valores de La Masia, entiende lo que es ser jugador del Barça y lo que significa vivir en Cataluña. En el futuro se valorará realmente su gesta”.

Sandro Rosell, muy dado a las predicciones fallidas, nos dejó sin emoción de cara al año que viene: “Leo se llevará un quinto trofeo”. EL presidente no quiso dejar de hacer bromas sobre el traje del ganador: “Messi es callado y nunca quiere sobresalir, pero con ese traje dio un toque. En el avión hubo bromas con el traje de Messi. Nos reímos mucho”, y es que el traje no dejó indiferente a nadie.

Más orgulloso se mostró con la imagen del Barça en el mundo, declarando que es "increíble el respeto bestial que todo el mundo muestra al Barça, y a Messi".

"Ojalá esto dure muchos años más. Sólo hace falta viajar por el mundo y ver las camisetas que llevan los niños por la calle. Una de las grandezas de este club es que son gente de aquí. Bajas al vestuario y se habla catalán", aunque no habrá que ver qué opina Messi de esto último, ya que ha declarado no hablarlo con fluidez.

Menos emocionado se mostró hablando del ganador del Mejor Entrenador del 2012, Vicente Del Bosque: "Admiramos mucho a Del Bosque. Es un señor y tiene un 'seny' catalán. ¿Pero como entrenador del Barça? Ahora tenemos a Tito Vilanova y lo seguirá siendo, rotundamente".

Preguntado por la ausencia de José Mourinho en la ceremonia, Rosell dejó clara su postura. "No me gusta hablar de los rivales, solo de los nuestros”. Sin embargo sólo tardó dos segundos en contradecirse y despacharse: “Se ha de dar la cara en todas las fiestas a las que te invitan", comentó.

Artículos relacionados