thumbnail Hola,

Los azulgranas han roto todos los récords que se les han presentado y están dispuestos a llegar mucho más lejos

El Barcelona de Tito Vilanova continúa con paso firme rumbo al campeonato de Liga. Sin conocer la derrota, los discípulos del técnico azulgrana quieren volver a ganarlo todo y si hace apenas unos meses el que fuera el segundo entrenador fue en gran parte el creador de las victorias del equipo en los últimos años junto con Pep Guardiola, su mando parece invitarnos a pensar que su influencia fue mucho más importante de lo que se creía.

Después de marcar su propio registro con el mejor arranque liguero en la historia del fútbol español, el Barça de Tito tiene aún nuevos retos por alcanzar aunque estos son cada vez más complicados, pero tal vez no tanto para el considerado mejor equipo del mundo.

Con 61 goles en 18 jornadas de Liga, los culés buscan superar el registro de 121 goles y los 100 puntos logrados por el Real Madrid la temporada pasada, todo indica que con el ritmo que llevan los blaugranas esto será posible de alcanzar. El pasado domingo los catalanes igualaron un récord alcanzado en los años 1943-44 tras anotar durante 36 jornadas consecutivas. El próximo fin de semana ante el Málaga, un sólo gol los hará superar ese registro para también dejarlo atrás en el camino.

Pero el mayor reto del Barcelona hoy en día es terminar la Liga como invicto. ¿Imposible? no, pero tampoco se puede decir que es fácil. Si bien el último club en Europa en conseguir esa hazaña fue la Juventus de Turín la temporada pasada (2011-12) en el Calcio de Italia, el selecto grupo de los invencibles lo forman otros tres: El Arsenal (2003-04), Milán (1991-92) y el Oporto (2010-11).

Los únicos dos equipos que han logrado esa hazaña son el Athletic Club (1929-30) y el Real Madrid (1932-33), pero la diferencia es que en esos tiempos el torneo no constaba de 38 encuentros como lo es ahora y era mucho más corto. En la actualidad ningún equipo de la Liga puede presumir de haberlo conseguido, pero el Barça quiere ser el primero y tal parece que va bien encaminado a conseguirlo.

Con la motivación a tope con el regreso de Eric Abidal y la pronta recuperación de Tito Vilanova, sumado al ahora Balón de Oro de Lionel Messi, parece que los culés no encontrarán qué los pueda detener y es una buena oportunidad para aprovechar que el archi rival está viviendo una de sus peores temporadas.

Artículos relacionados