thumbnail Hola,

El dirigente del club colchonero hace un repaso al 2012 del Atlético de Madrid y habla sobre lo que espera el club en el futuro más inmediato

Miguel Ángel Gil Marín, directivo del Atlético de Madrid e hijo del fallecido ex presidente del club de la Ribera del Manzanares, Jesús Gil, ha concecido una entrevista a AS donde habla de la actualidad del equipo al que pertenece y hace un repaso de lo que ha sido el año 2012 para el club de la capital.

Gil Marín ha hecho hincapié en la situación de la estrella rojiblanca, Radamel Falcao, en el equipo. "Es un grandísimo jugador. Está a la altura de los mejores del mundo y así se lo han reconocido con el premio que recibió en Dubai", aseguró el responsable del club, "al contratarle asumimos un un riesgo muy elevado. Gracias a Dios, ha salido muy bien, como jugador, como profesional y como persona".

"El compromiso adquirido con él es que a la conclusión del campeonato decidiremos lo que sea mejor para las dos partes y le ayudaremos a lo que decida, pues se ha ganado ese derecho a decidir, aunque me consta que está a gusto en nuestra liga, en nuestra ciudad y en nuestro club", explica el mandatario rojiblanco.

"En 2013 debe ser el año en el que el Atlético vuelva a la Champions, y ojalá podamos volver a visitar Neptuno", reconoce Gil Marín, sobre los objetivos a corto plazo del club. El dirigente cree que su futuro estadio, el Olímpico de Madrid, está más que preparado para albergar los Juegos Olímpicos de 2020 y confiesa estar "ilusionado" con el evento.

Sin embargo, lo más importante para demostrar el cambio de rumbo del Atlético en 2012 para Gil Marín, ha sido la contratación del 'Cholo' Simeone. "Ha sido la mayor demostración posible de lo que es el fútbol: un estado de ánimo. La misma plantilla y el mismo once titular que en diciembre, era el peor equipo de la historia fuera de casa; repentinamente cambia", comenta Gil Marín, "esa dinámica nos llevó a repetir doblete europeo".

"Ya dije que su llegada fue una bendición para él y para el club. A día de hoy, aficionados, medios, jugadores, empleados y dirigentes estamos convencidos de que tenemos un equipo competitivo, al que cuesta ganar, al que a los equipos rivales se le atraganta. Todo además de un ambiente en el vestuario de confianza, de esfuerzo, de compañerismo, de orgullo de pertenencia al Club", concluye el directivo colchonero, "todo es culpa suya".


Relacionados