thumbnail Hola,

Con la Europa League, la Supercopa de Europa y su espectacular temporada actual, el entrenador argentino cumple un año en el Manzanares

Nada le podría indicar a Diego Simeone cuando llegó sustituyendo a Gregorio Manzano como entrenador del Atlético de Madrid el diciembre pasado, que cumplido un año de trabajo se iba a llegar a este punto: Una Europa League y una Supercopa de Europa (incluida humillación al Chelsea) adornan las vitrinas del 'Cholo' y del club madrileño.

Por si fuera poco, la actual posición del equipo en la Liga BBVA (segundo clasificado y haciendo una de las mejores temporadas de su historia) ayuda a soplar esta vela del primer cumpleaños con una sonrisa en la boca.

En palabras de Simeone, ''miro el día a día, el partido a partido, las cosas positivas y el optimismo. El Atlético de Madrid hoy es un equipo''. Nada puede expresar mejor el sentir de la hinchada rojiblanca, que a pesar de seguir con viejos fantasmas como las derrotas ante el FC Barcelona y el Real Madrid, está viendo derribados muros que separaban al equipo de conseguir buenos resultados.

El ex jugador de los rojiblancos asegura que ''tengo suerte de trabajar en un lugar al que quiero, al que me entrego y lo siento propio. Y creo que los jugadores también lo sienten así. El encontrar gente así dentro del grupo nos facilita mucho las cosas. Me he encontrado con jugadores comprometidos y con sentido de la permanencia''.

El técnico ha tenido palabras sobre sus primeros días: ''Sabía que el desafío era difícil. El primer día había mucha gente y me sentí muy feliz. Pasé al lado de los jugadores y les dije que el hincha es exigente y cuando no ve lo mejor, protesta''.

''También les dije que la hinchada del Atlético es diferente. Que más allá de ganar y perder quiere ver que te entregas. Cuando eso pasa, se van a casa contentos. El hincha del Atlético se hace presente en todo momento y eso se siente, es distinto al resto y lo hace sentir'', puntualizó.

Por último, repasó las memorias de las dos finales disputadas y ganadas: ''Antes de las finales de Bucarest y Mónaco tenía claro que el equipo iba a salir campeón. Me acuerdo de la previa de las dos finales, veía a los jugadores y el ambiente... estábamos bien. La noche anterior hablé uno a uno con todos los jugadores y me fui sabiendo que íbamos a ganar''.

Artículos relacionados