thumbnail Hola,

Los goles del Málaga 3-2 Real Madrid

El técnico dejó en el banquillo al capitán merengue de inicio. Muy buena segunda parte del Málaga ante un Madrid inocente que sólo marcó en dos acciones aisladas. A 16 del Barça

Parece que a Madrid y Málaga les costó entrar en el partido. Se esperaba que fuera un encuentro espectacular, y sin embargo se llegó al descanso con apenas un puñado de oportunidades aisladas, sin que ninguno de los dos pudiera someter a su rival, alternando el dominio en el partido pero tímidamente, erráticamente.

El descanso cambiaría radicalmente el guión del partido, eso sí. Y es que en la segunda parte sería el Málaga el que sacaría músculo, teniendo a su merced al Real Madrid durante muchos minutos. Sobre todo, gracias al gol de Isco cuando apenas se contaban tres minutos desde la reanudación. El balón le llegó al Golden Boy a la altura del balcón del área tras un pase lateral, y el joven de Benalmádena cruzó el cuero hasta donde no llegaba Antonio Adán. El Real Madrid le descartó cuando era joven por su físico, y el fútbol le dio la oportunidad de exhibirse este sábado precisamente ante los blancos.

El Real Madrid tuvo su oportunidad de responder en el minuto 65, gracias a un gol de Benzema desde el suelo tras aprovechar dos rechaces dentro del área. Parecía que los blancos, hoy de verde, se quitaban el corsé, pero nada más lejos de la realidad. El equipo blanquiazul no levantó el pie del acelerador, y apenas diez minutos más tarde sentenciaría el partido con un doblete de Santa Cruz en un abrir y cerrar de ojos para poner el 3-1 en el electrónico, en los cuatro minutos que van desde el 72 al 74. Primero, aprovechando solo desde el segundo palo un rechace de Adán. Y después, con un remate al primer palo y al primer toque tras un pase profundo de Joaquín.

El Real Madrid intentó sacar corazón por sacar algo. Para entonces, Mourinho ya había dado entrada a Callejón como lateral izquierdo y a Kaká por Di María, y el último movimiento sería el de sacar a Modric por Xabi Alonso, otro habitual que terminó en el banquillo junto a Casillas. En mitad el caos reinante, con Ramos como delantero centro, Benzema marcaría el 3-2 aprovechando un buen robo de Ozil, que asistió al galo. Pero esta vez no llegaría el milagro, como ante Valladolid, o Borussia Dortmund.

Relacionados