thumbnail Hola,

El técnico chileno recibe al Real Madrid este sábado en uno de los peores momentos desde que llegara el de Setúbal a Concha Espina. En cinco partidos, 16 goles, y sólo 3 en contra

El Real Madrid despedirá este sábado el año 2012 visitando al Málaga, en lo que se presenta como uno de los partidos más espinosos de todos los últimos doce meses. Y es que el equipo blanco viene de ganar con dificultades al Valladolid (2-3), perder con el Celta en Vigo (2-1), y empatar con el Espanyol en el Santiago Bernabéu (2-2), en lo que es sin duda uno de los peores momentos deportivos e institucionales desde que Mourinho llegara a Concha Espina. Por los resultados, pero también por la situación crítica que atraviesa la relación entre cuerpo técnico y plantilla.

En el otro lado de la balanza se encuentra un Málaga que marcha cuarto en la Liga, a sólo cinco puntos de los blancos, que empató en Copa esta misma semana, pero que en Champions League cuajó una fase de grupos espectacular. Es por ello que, teniendo en cuenta además las dificultades que atraviesa el Real Madrid este año fuera de casa, a nadie le parece ya tan utópico que el cuadro malacitano pudiera darle un nuevo disgusto al equipo merengue.

Sería entonces la primera victoria de Manuel Pellegrini ante José Mourinho, que de momento lleva una trayectoria impoluta en los enfrentamientos directos con el anterior entrenador del Real Madrid. El chileno aterrizaría en el Paseo de los Martiricos con la temporada 2010-11 empezada, y en este tiempo se ha enfrentado en cinco ocasiones a su ex equipo entre Liga y Copa del Rey. El resultado: cuatro victorias para los madridistas con un empate, y dieciséis goles blancos por apenas tres blanquiazules. Un balance tremendamente desequilibrado.

No obstante, el primer día que Pellegrini visitaba el Santiago Bernabéu después de salir del Real Madrid, el Málaga se llevó un inapelable 7-0. Lo que eclipsó en parte los gestos de prepotencia de Mourinho para con el técnico chileno del día anterior (“No podría ser como él porque si me fuera del Real Madrid, no iría a entrenar al Málaga”). Y en el partido de la primera vuelta en la siguiente edición de la Liga, el equipo blanco volvería a ganar de forma contundente, esta vez en La Rosaleda, con cuatro goles en apenas cuarenta minutos (0-4).

Eso sí, a partir de ahí, el Málaga poco a poco ha ido cogiéndole el tono a estos enfrentamientos directos. En el duelo de Copa en enero, el cuadro costasoleño a punto estuvo de dar la sorpresa, poniéndose 0-2 en el marcador incluso. El Real Madrid remontaría ese partido en la segunda parte (3-2) y luego ganaría también en la vuelta en La Rosaleda (0-1). Pero dos meses después, y de nuevo en el Santiago Bernabéu, Santi Cazorla podría saborear las mieles que en Copa se le negaron. El hoy jugador del Arsenal marcaría en el descuento el 1-1 final con un lanzamiento magistral de falta que abriría una pequeña crisis coyuntural en un Real Madrid que, pese a ello, conquistó igualmente el título de Liga.

Aquel gol de Cazorla en el coliseo blanco es el último precedente de los duelos entre Real Madrid y Málaga, entre Mourinho y Pellegrini. Entonces el pez pequeño ya le rascó algún punto al pez grande en una situación radicalmente a la actual, motivo de esperanza para el aficionado malaguista de cara al partido de este sábado.

Artículos relacionados