thumbnail Hola,

Los pupilos de Mourinho se dejaron empatar por el Espanyol en el minuto 86. La respuesta a los goles de Morata, Ronaldo u Ozil ante Levante, City o Dortmund. No son los únicos

El Real Madrid tiene que visitar Málaga este próximo sábado en el que será el último partido del año 2012. Un encuentro al que llega con la zozobra provocada por el gol del espanyolista Albín el pasado domingo. En un partido que parecía controlado, el ex del Getafe volteó la situación con un gol a cuatro minutos del final que echó por tierra las ilusiones del madridismo, que inevitablemente se quedó estupefacto después de haber podido golear en la segunda mitad.

Sorpresa mayúscula, máxime cuando ya ante el Celta también encajó un gol en los minutos finales, éste con la firma de Bustos (78). Dos goles que, unido al que también marcó Ronaldo en Vigo con el tiempo casi cumplido, evidencian el protagonismo del Real Madrid en la zona Cesarini, esto es, en los minutos finales de cada partido. Cuando en años anteriores su propia voracidad le llevaba a tener los encuentros encarrilados a los dos tercios del mismo, al equipo blanco le está costando este curso cerrar los partidos, de ahí que el desempeño en los quince minutos finales haya sido clave en la resolución de muchos encuentros este curso.

Desde luego que Albín y Bustos permanecerán en el imaginario madridista durante largo tiempo esta temporada. Pero antes de ellos ya hubo otros jugadores que lograron marcar al Real Madrid en los minutos finales de partido. Lo hizo Xavi en la ida de la Supercopa (minuto 78), aunque luego quedara eclipsado por el gol de Di María a error de Victor Valdés en el minuto 85 (3-2 final). Lo hizo también Abdel Barrada en el minuto 75 para darle la victoria al Getafe (2-1). Y lo hizo a su vez Kolarov con un gol en el minnuto 85 que daba el triunfo momentáneo al Manchester City en el Santiago Bernabéu, volteado después por los goles de Benzema y Ronaldo.

Ese partido fue en sí toda una oda a la zona Cesarini, con tres goles en los cinco últimos finales que sirvieron para que el Real Madrid se llevara el triunfo, y a la postre, la clasificación a octavos de final. Pero igual que también encajó goles en los últimos minutos, no fue el único partido en el que el equipo merengue pudo rascar la victoria cuando todo parecía perdido.

Mismamente en la Champions League, ante el Borussia Dortmund, Mesut Ozil marcaría de falta directa el empate a dos a falta de sólo un minuto para que se cumpliera el tiempo reglamentario. Una situación análoga a la del partido contra el Valladolid, con Ozil dando la victoria a su equipo de falta directa, aunque esta vez bordeando el minuto 75, no tan cerca del final. Y otro de los goles que serán recordados por el madridismo, por su importancia y su proximidad con el final, será el de Morata ante el Levante: el 1-2 definitivo, y con apenas cuatro minutos de margen hasta el pitido final. Otro, entre los muchos que han llegado en la zona Cesarini esta temporada mientras el Real Madrid estaba en el campo.

Artículos relacionados