thumbnail Hola,

Florentino Pérez ya dio un toque de atención a su plantilla este lunes pidiendo no rendirse nunca. Sin embargo, las dificultades en Liga obligan a centrarse en Copa y Champions

El Real Madrid celebró este pasado lunes la tradicional comida de Navidad entre las plantillas de fútbol y de baloncesto. Un momento intrínsecamente de celebración, pero que en este caso conllevaba una buena dosis de morbo y tensión, por la nefasta situación deportiva en la que se encuentra el equipo, y por la tensión institucional entre cuerpo técnico, directiva y plantilla.

Sea como fuere, y según reporta Marca este martes, de esa reunión al menos se salió con una idea clara en el seno del Real Madrid. Con la Liga prácticamente imposible, a trece puntos ya del liderato, no se deben bajar los brazos de aquí al final de la temporada.

La misión es acabar el campeonato doméstico de la forma más digna posible, además de luchar por la Copa del Rey y la Champions, las otras dos competiciones en las que aún se encuentra en igualdad de condiciones para ganarla, pese a tener que remontar al Celta para pasar. Ganando la Champions, y por supuesto, logrando el doblete, la temporada habrá merecido la pena. Es el pacto del doblete.

Artículos relacionados