thumbnail Hola,

Con un estilo definido, fiel al buen trato de balón, con confianza y fuertes a domicilio, el equipo verdiblanco es uno de los grandes animadores de la Liga BBVA

Tras la victoria en Vigo el pasado lunes, el Real Betis de Pepe Mel ha dado un paso adelante y se ha asegurado acabar el año 2012 en posiciones europeas. Y es que, más allá de un mero equipo revelación, los verdiblancos son sin lugar a dudas uno de los animadores de la Liga BBVA.

Pepe Mel ha conseguido a lo largo de los casi tres años que lleva al mando de la nave sevillana definir un estilo de juego que se caracteriza por el buen trato de balón y el ir de cara a cada partido. Le puede salir bien, como frente al Real Madrid, o mal, como frente al Barcelona, pero siempre van a por todas tengan al rival que tengan enfrente. Esa actitud, a la larga y después de pulir pequeños detalles, lo han convertido en un equipo ganador.

Y si no que le pregunten al Celta, al Valladolid o incluso al mismísimo equipo de José Mourinho. El Betis de este año saca adelante partidos que tranquilamente podrían haber acabado con derrota, y no es fruto de la suerte. El oficio de sus jugadores y, sobre todo, la eficacia que están demostrando sus hombres tanto en ataque como en defensa, bien valen una quinta posición como la que ocupan a la fecha.

Es el Rubén Castro, que ha marcado nueve goles en las 16 jornadas de liga disputadas, el claro ejemplo de la confianza que Mel ha inculcado en sus jugadores. Después de pasar sin siquiera una oportunidad por el Deportivo y ser cedido a equipos de menor nivel, el delantero canario se ha convertido en uno de los grandes ídolos y referentes del club heliopolitano.

Más de lo mismo ocurre con Beñat Etxeberría. Internacional absoluto con la selección espàñola campeona del mundo y Europa, el vasco no tenía sitio en el Athletic Club y, después de un año en el Conquense y otro en el filial verdiblanco, hoy por hoy es el auténtico faro del Betis. No en vano, con su calidad ya ha decidido partidos como el del Madrid o el del Getafe, donde con un espectacular golazo de falta rompió el partido.

Esos detalles, a la postre, son puntos. Lo que aporta uno, lo que aporta otro... y así, uno a uno cada jugador que viste la elástica bética. De eso se encarga Mel. Ha hecho piña en un muy buen grupo de jugadores -muchos se conocen desde hace ya tres temporadas- y dándole importancia a cada uno de ellos han ido sacando partidos adelante. Salva Sevilla es otro ejemplo.

Después de no disputar ningún minuto en las primeras jornadas, el almeriense tomó la batuta del equipo en ausencia de Beñat frente al Valencia y, con un gol, dio la victoria a su equipo. Y es por eso que están en posiciones que dan acceso a Europa. Porque desde el entrenador y el cuero técnico hasta el futbolista que menos minutos pueda tener aportan su granito de arena para que el proyecto salga adelante.

Así las cosas, con el Betis quinto y siendo el segundo visitante más peligroso de Primera División -sólo superado por el Barça-, decir que son el equipo revelación se antoja corto. Sus resultados son fruto del buen trabajo y sus más de cien años de historia dignos de los más grandes de España. Señores, señoras, el Betis ha vuelto.

Artículos relacionados