thumbnail Hola,

El técnico sevillista apoya a sus jugadores y prefiere no opinar sobre la difícil situación que está pasando en el club hispalense

El Sevilla ha caído esta noche con claridad ante el Málaga en el Ramón Sánchez Pizjuán en el partido que cerraba esta jornada de sábado en la Liga BBVA. Los goles de Demichelis y Eliseu y la expulsión de Fazio han sido más que suficientes para acabar con la resistencia sevillista.

Míchel sabe que su situación en el club es difícil y puede estar ante sus últimos días como entrenador del Sevilla, pero en rueda de prensa ha preferido desviar la atención y preocuparse por los jugadores: “Por mí no os preocupéis porque yo lo único que quiero es que la situación se arregle, tenéis que preocuparos por la situación del equipo”.

A pesar de la derrota, el técnico ha alabado la actitud y el juego de sus pupilos: “No les puedo reprochar nada. Hemos jugado con intensidad en la primera parte pero sin marcar. Lo intentamos en la segunda pero nada más empezar te hacen gol y el partido cambia; la expulsión nos ha castigado”, confesó.

Para acabar, también mostró su punto de vista sobre los pitos y los cánticos de la afición nervionense: “Cuando una afición está acostumbrada a ganar y a estar arriba, si esto no ocurre se desata todo. Esa es la explicación y seguro que al presidente o al entrenador le silban por los resultados”, concluyó Míchel.

Relacionados