thumbnail Hola,

A pesar de que Valverde lo alineó todo el partido, el volante confesó extrañar al técnico argentino

Ya con el nuevo técnico a cargo, Ernesto Valverde, Valencia recompuso el camino en la liga española después de vencer a Osasuna por la cuenta mínima este sábado en el Reyno de Navarra, gracias a la solitaria anotación del delantero Roberto Soldado. Andrés Guardado se alegró por el resultado a la espera de que se modifique el panorama para su equipo; sin embargo, no dejó de lamentar que el cambio haya llegado hasta la salida de su extimonel Mauricio Pellegrino, quien aprobó su arribo a mediados de año como refuerzo para esta temporada.

El mediocampista se describió "triste" por la destitución del argentino, no obstante, aceptó en diálogo con un medio local que "a veces es necesario porque es una situación incómoda y que no debería pasar, pero pasa así".

"Principito" subrayó que la victoria en Pamplona sirve para reconstruir la moral del grupo de cara a lo que viene para los "Ches" en el torneo local y los Octavos de Final de la Champions League, a los cuales se clasificaron tras acabar segundo en el Grupo D, detrás del Bayern Múnich alemán.

"Esto nos ha hecho reflexionar y depende de nosotros. Todos éramos conscientes de que cada partido es importante. El de Liga con Osasuna era el que más por las dos últimas derrotas. Necesitábamos dar un giro en el rumbo, más que en los puntos en lo anímico", comentó.

Inclusive, el problema requirió de la intromisión de David Albelda y Soldado, quienes comparten por ahora el gafete de líderes del vestuario. "Los dos capitanes salieron a hablar y no nos hemos escondido de las culpas. Una vez más es triste, a nadie la gusta, es incómoda la situación pero a veces las cosas vienen así. Es un caso más", dijo sobre la marcha de Pellegrino.

Respecto al sello que Valverde quiere imprimirle a su escuadra, reveló: "Su mentalidad o filosofía de juego es jugar la pelota, jugar arriba, apretar en la línea defensiva. Necesitamos más trabajo para llevarlo bien".

Guardado jugó los 90' frente a Osasuna. Tuvo una actuación sin destellos, aunque salvó a los suyos de una anotación en contra al despejar un cabezazo sobre la línea de gol.

Artículos relacionados