thumbnail Hola,

Los dos futbolistas del equipo verdiblanco serán un quebradero de cabeza para Vilanova, como también la espectacular afición del Villamarín. Mel ya puso a los culés en problemas

Que el Betis es uno de los equipos de moda en el fútbol español nadie lo discute. Su cuarta posición en liga cuando se han disputado ya catorce jornadas habla por sí sola. Pero es que además los verdiblancos cuentan con un buen número de armas con las que pueden hacer morder el polvo a cualquier equipo. También al Barcelona.

Los catalanes son los siguientes en pisar el césped del Benito Villamarín y como cualquier equipo en todo partido de fútbol puede ganar, empatar o perder. Sin embargo, bien hace Tito Vilanova en respetar al equipo de las trece barras, que como reconoce, siempre le ha complicado muchísimo los partidos. ¿Quién olvida la eliminatoria de Copa de hace dos años?

Con la misma filosofía que por aquel entonces, con el Betis en Segunda y el Barça entrenado por Guardiola, los hispalenses saldrán a jugar 'de tú a tú' al líder invicto de la competición nacional con la idea de ponerle las cosas difíciles al equipo azulgrana, y para ello cuenta con dos futbolistas capaces de definir los partidos: Rubén Castro y Beñat.

Un 'Beñatazo' valió al Betis para derrotar al Real Madrid de Mourinho hace apenas dos fines de semana, por lo que Vilanova lo tendrá estudiado, sin embargo con la clase que tiene el internacional español cualquier cuidado es poco. Algo corto de físico, su visión de juego y claridad a la hora de mover el balón es determinante.

Lo mismo ocurre con el delantero canario. Si bien la defensa del Dépor no es la misma que la del equipo condal, ellos fueron los últimos en sufrir a Rubén Castro en primer persona. Dos balones, dos goles. La efectividad del delantero lo ha convertido con ocho dianas en lo que va de campeonato en el máximo goleador nacional, empatado sólo con Aduriz, Soldado y Negredo.

Además, la afición del Villamarín ya ha metido el primer gol del partido. Animosos hasta el punto de sacar las palabras positivas de José Mourinho tras el último partido frente al Real Madrid, el graderío verdiblanco se verá abarrotado cuando sean las 21:00 horas para llevar en volandas a su equipo. Esas más de 50.000 almas nunca fallan, y menos en partidos de este calibre.

Como viene pasando en las últimas temporadas el lleno está prácticamente asegurado desde los inicios de la semana en Sevilla y, por eso, quizás le cueste tanto al Barcelona llevarse los puntos del coliseo de La Palmera. Una sola victoria en las últimas trece visitas. Los béticos tienen motivos para ilusionarse.

Artículos relacionados