thumbnail Hola,

El técnico sevillista declaró que si el equipo cae en la negatividad y empiezan a temblar, prepararán mal el partido del viernes, cayendo en un bucle derrotista muy perjudicial

El entrenador del Sevilla Miguel González "Míchel" se mostró en rueda de prensa decepcionado con la derrota que sufrió su equipo ante el Valladolid. Más aún al recibirla en su propia casa. Sin embargo un aura entre resignación y positivismo envolvía al técnico y destacó que no queda más remedio que "ser positivo y seguir trabajando para remontar el vuelo".

Míchel usó lo que todavía sirve para apaciguar las crisis en los equipos, el tan manido "queda mucha Liga", pero a la vez no dejó pasar la oportunidad de añadir que este resultado no entraba en los "cálculos" sevillistas. "Sabíamos del nivel del rival, porque estaba igualado en la tabla con nosotros, pero hay que ser realistas y saber dónde estamos", señalaba el técnico.

El madrileño ha querido resaltar la importancia de lo ocurrido a los doce minutos. "No había pasado nada y ya íbamos 0-2" y después "con once jugadores y con diez los jugadores han hecho lo posible", añadiendo que es "una derrota dura", que no esperaban. El entrenador sevillista intentó motivar a los suyos: "Ahora nos ha tocado perder, pero tenemos dos opciones levantarnos o pensar que van a seguir así las cosas. Pienso que esto no va a ser así y hay que levantar a los jugadores física y moralmente".

Finalmente, el preparador Míchel dejo un recadito al presidente. "La plantilla es la que hay y no nos podemos quejar", por lo que intenta "buscar soluciones" ya sus jugadores han demostrado nivel en otros partidos. También quiso mantener la calma y que el pánico no se apodere de los nervionenses. Para él lo importante es que "el Sevilla lo que tiene que hacer ahora es trabajar y no mirar la clasificación. Si empezamos a temblar y a ser negativos empezamos a preparar mal el partido del viernes".

Artículos relacionados