thumbnail Hola,

Mourinho flaquea en su asignatura fetiche: los resultados, con ‘sólo’ un 60% de triunfos este curso, y apenas una derrota menos que en toda la temporada pasada

El Real Madrid está de capa caída. Comenzó muy mal la temporada, firmando su peor arranque liguero de los últimos años, con un empate y dos derrotas en las primeras cuatro jornadas de Liga. Desde finales de septiembre no ha vuelto a perder en el campeonato doméstico, pero aún así no ha conseguido reducir la distancia de ocho puntos con el liderato, viviendo permanentemente al filo de la navaja, con la tensión y la presión que eso conlleva, como ya se pudo ver en el Ciutat de Valencia.

Asimismo, la trayectoria por Europa tampoco ha sido ni mucho menos un bálsamo para esos tropiezos en España. Más bien al contrario, pues ha añadido si cabe un poco más de zozobra al aficionado al fútbol en general, con sólo una victoria -y en el último minuto- en los cuatro partidos ante los dos grandes rivales del grupo: Manchester City y Borussia Dortmund. Resultados que han sembrado la duda entre la directiva merengue y el madridismo.

Y es que si por algo se venía caracterizando esta etapa con José Mourinho como entrenador era en la efectividad, en ese carácter arrollador que había desarrollado el equipo blanco, jugara con un estilo más o menos depurado. Algo de lo que hasta el propio técnico de Setúbal se vanagloriaba: del récord de goles y de puntos, del incremento de goles de los Ronaldo, Higuaín o Benzema, de que no hubiera ‘Alcorconazos’, de haber recuperado la plaza como cabeza de serie en la Champions tras llegar a dos semifinales, de no regalar puntos ante rivales menores, de no caer en la fase de grupos ante el primer equipo grande que se cruzaba en su camino. Y sin embargo, es precisamente en todos estos puntos donde el Real Madrid está fallando esta temporada.

Ha regalado puntos en España ante equipos muy inferiores como el Getafe, pero también los ha perdido ante rivales de la parte alta como el Sevilla y el Valencia. No es el máximo goleador del campeonato, como venía sucediendo en temporadas anteriores. Y en Champions, ya sólo puede conformarse con haberse clasificado como segundo de grupo, merced a que sólo ha sumado dos victorias en las cinco primeras jornadas: ante el Ajax y ante el City en el último instante.

Síntomas que hablan de un Real Madrid notable, pero no tanto como en las temporadas anteriores. Quién sabe si es que el fulgor de Mourinho se está empezando a consumir ya, conocidas también las desavenencias que tiene incluso con el presidente Florentino Pérez. Pero desde luego que esas sensaciones encontradas no son infundadas, sino que tienen su reflejo en las estadísticas que está cuajando el Real Madrid esta temporada.

No obstante, cuando apenas se llevan tres meses disputados de competición oficial, este Real Madrid de José Mourinho está a sólo un tropiezo más de alcanzar el mismo número de derrotas que sumó en todo el año pasado, en algo más de nueve meses de competición. Y a dos partidos perdidos de igualar los de la temporada de debut del técnico de Setúbal. Actualmente suma cuatro derrotas en su haber, cuando en todo el curso 2011-12 acumuló apenas cinco, y seis en la campaña 2010-11.

Y obviamente, en el lado contrario de la balanza, el porcentaje de victorias también ha disminuido de forma considerable, y hasta alarmante incluso. Pues el curso pasado, el Real Madrid ganó el 81% de sus partidos entre todas las competiciones, mientras que el año anterior fueron un 74% las victorias que conquistó de entre todos los partidos jugados. Y sin embargo esta temporada, con 12 victorias en los 20 partidos ya disputados, el equipo que dirige José Mourinho apenas ha ganado el 60% de sus partidos. Esto es, veinte puntos porcentuales menos que en 2011-12: si antes ganaba cuatro de cada cinco partidos, ahora sólo gana tres de esos mismos cinco encuentros. Un ritmo con el que, de seguir así, difícilmente pueda ganar competiciones tan exigentes como son la presente edición de la Liga y la Champions League.

Artículos relacionados