thumbnail Hola,

El técnico blanco ha jugado allí tres partidos con el Real Madrid y no ha ganado ninguno. Ni siquiera ha marcado en 270 minutos, perdiendo en dos de los tres encuentros

Después del chasco en la Liga de Campeones, donde el Real Madrid no pudo ganar este martes al Borussia Dortmund, llega el turno de la Liga para el conjunto madridista. Y más concretamente, llega el turno de viajar al Ciutat de Valencia para medirse al Levante. Un rival incómodo, que está disputando la Europa League, que marcha sexto en Liga donde lleva más de un mes sin perder, y que no llega en el mejor momento tampoco para los blancos.

Y es que al empate cosechado en Champions hay que sumarle las bajas de Fabio Coentrao, Marcelo, Sami Khedira, Karim Benzema y Gonzalo Higuaín. Y a todo ello hay que sumarle también que además el Levante es un equipo que parece tenerle cogida la medida al Real Madrid cuando juega en su estadio.
No en vano, en estas dos temporadas completas que lleva José Mourinho en Concha Espina, aún no ha podido ganar en el Ciutat de Valencia después de tres partidos. Sí lo ha hecho en el Santiago Bernabéu, y con contundencia, pero no en Valencia. Han jugado tres partidos en total, dos de Liga y uno de Copa, y el balance es de dos derrotas y un empate, sin ni siquiera haber marcado un gol en los 270 minutos de juego.

En su primera visita, en la quinta jornada de Liga y con un equipo todavía en claro proceso de adaptación, el Real Madrid de Mourinho empató a cero contra el Levante de Luis García, actual técnico del Getafe. Esa misma temporada, ya en enero, el Real Madrid regresó al Ciutat de Valencia para el primer partido del año 2011, la vuelta de los octavos de final de Copa del Rey. Y esta vez terminó perdiendo por 2-0, un resultado que quedó obviamente eclipsado por el 8-0 logrado en la ida.

Sin embargo, en la última visita al Levante, el Real Madrid volvió a caer derrotado, y esta vez sí que tuvo una gran relevancia. Fue en la pasada Liga, en la cuarta jornada, y el equipo granota ganó 1-0 con un gol de Koné ante un Madrid que jugó toda la segunda parte sin Khedira por expulsión en una acción que provocó una tangana. Aquella no era la primera derrota de la temporada, ni tampoco la primera tangana tensa que provocaba el equipo blanco después de la del Clásico en el Camp Nou con Mourinho metiéndole el dedo en el ojo a Tito Vilanova. Lo que, todo ello en conjunto, derivó en una oleada de críticas hacia la actitud de la plantilla, y más concretamente del técnico de Setúbal.

Tras esa derrota llegaría además el empate en El Sardinero, que provocaría una crisis interna en el equipo resuelta con la intervención del presidente Florentino Pérez. Y expuesta al madridismo con una famosa barbacoa en la Ciudad Deportiva de Valdebebas. Momentos que seguro que no se le han olvidado a los actuales integrantes del plantel merengue a escasas horas de visitar un campo hasta ahora maldito como el del Ciutat de Valencia.

Artículos relacionados