thumbnail Hola,

La enorme deuda acumulada durante la gestión de Augusto César Lendoiro pone al club en una difícil situación, ya que todavía queda mucha temporada por delante

Según adelanta La Voz de Galicia, Hacienda ha embargado todos los ingresos del Deportivo procedentes del contrato de televisión, de publicidad, taquillas, patrocinios, seguro de descenso... Después de la deuda acumulada por el club blanquiazul durante la gestión de Augusto César Lendoiro, se plantea así un nuevo y peligroso escenario para los gallegos al perder la totalidad de sus ingresos cuando apenas ha comenzado el mes de noviembre y quedando por delante la mayor parte de la temporada.

La Agencia Tributaria ha puesto a funcionar su poderosa maquinaria para cobrar la deuda global del fútbol lo antes posible y, en el caso coruñés, lo ha hecho sobre el contrato de televisión, principal fuente de ingresos deportivista de la que se ham embargado ya 14 de los 18 millones de euros firmados. Y es que el dinero del contrato de televisión había sido usado como garantía de cobro por otros acreedores, como Novagalicia y Banco Gallego.

Eso no es todo. Además del dinero de la televisión, Hacienda ha embargado la recaudación obtenida en el partido ante el Barcelona, el más importante de los disputados este año en Riazor y en el que se rozó el lleno. Así como otros ingresos estipulados como los de de Santa Mónica Sports, empresa que gestiona la publicidad estática del Deportivo y que debería reportar anualmente al club algo más de tres millones de euros.

Este, igual que otros ingresos por patrocinadores como Estrella Galicia y Vodafone, serán usados por el Atlas mexicano para cobrar la deuda que mantiene el equipo gallego con ellos tras los fichajes de Guardado y Colotto.

No se conoce el volumen total por el que embarga Hacienda, aunque a tenor el dinero retenido hasta la fecha se deduce que podría haber serios problemas de pago a los jugadores. En sus últimas cuentas, Lendoiro reconocía unos 34 millones de euros, pero había fuentes que llegaron a apuntar un débito cercano a los 90 millones.

Así las cosas, los seguidres deportivistas, que hasta la fecha han mostrado un apoyo incondicional a sus colores, se preguntan si podrá seguir funcionando el club en tales circunstancias. Y es que el Gobierno ha mostrado una firme voluntad de acabar con la mastodóntica deuda del fútbol profesional con el Estado que han llevado a bloquear al Málaga y a que el Atlético de Madrid pagara recientemente 32 millones de euros.

Artículos relacionados