thumbnail Hola,

Desde que reapareciera en el Trofeo Bernabéu, el brasileño ha ido progresando en sus prestaciones. Tanto con el Real Madrid, como con la selección brasileña

El Real Madrid ganó este miércoles al Alcoyano en El Collao (1-4) en un partido que no sólo sirvió para encarrilar la eliminatoria de Copa del Rey, sino también para que se reivindicaran los jugadores menos habituales de la plantilla merengue. Es el caso de la cantera, en el ojo del huracán durante toda esta semana, personalizando en los Alex y Nacho Fernández, Alvaro Morata o José Rodríguez. Pero también de Ricardo Kaká, también titular en Alcoy, además con el brazalete de capitán (como él mismo destacaba a través de las redes sociales).

El brasileño fue titular en la posición de mediapunta, rodeado por jugadores como Michael Essien y Karim Benzema, pero también por otros como José Callejón o Álex Fernández. Y con todos ellos, más o menos habituales, supo coordinarse a la perfección cuajando un partido globalmente notable. Coronado además con un gol en la primera parte, el 0-2, que sirvió para romper el partido del lado merengue. Kaká rebañó el cuero en la línea de tres cuartos y fue escorándose hacia su izquierda en busca del hueco por donde llevar el balón hacia las mallas de un zurdazo tan efectivo como poco ortodoxo.

Este gol de Ricardo Kaká es el primero que marca en partido oficial con el Real Madrid desde hacía siete meses. Sí había marcado en el Trofeo Bernabéu ante el Millonarios, pero en partido oficial no lo hacía desde que marcara al APOEL de Nicosia en los cuartos de final de Champions League el pasado 4 de abril. Y no es casualidad que sea precisamente ahora cuando el brasileño ha vuelto a rencontrarse con el gol.

Y es que el ‘8’ blanco viene progresando a pasos agigantados en las últimas semanas. No obstante, estuvo en la bandeja de salida durante todo el verano, y José Mourinho le tuvo casi apartado durante los primeros partidos oficiales del curso. De hecho, no debutaría en partido oficial hasta el 30 de septiembre, ante el Deportivo, unos días después de haber deslumbrado en el Trofeo Bernabéu ante el flojo Millonarios de Bogotá. Y desde ese momento, ha ido dejando muy buenas sensaciones sobre el césped.

Fue titular ante el Ajax cuajando un buen partido, con asistencia incluida. Pase de gol que repetiría ante el Celta de Vigo también antes de marcarle al Alcoyano. Y mientras tanto, regresó también a la selección brasileña con la que marcaría dos goles y daría una asistencia en sendos partidos amistosos ante Irak y Japón. Síntomas que hablan de la recuperación de Ricardo Kaká para el fútbol, y más concretamente para el Real Madrid. La incógnita ahora es la de siempre, si estos síntomas serán definitivos, si todavía seguirá creciendo más, o si esta progresión será algo únicamente efervescente una vez más.

Artículos relacionados