thumbnail Hola,

Repasamos las jugadas más polémicas de los dos grandes de la Liga BBVA

Pérez Lasa arbitró el Rayo Vallecano - Fútbol Club Barcelona y el partido tuvo algunas jugadas polémicas que el colegiado entendió de una manera que, quizá, no fue compartida por otros espectadores. En una de las jugadas, una polémica caída de Leo Baptistao, jugador del Rayo Vallecano, pegado a la línea que delimita el área grande, pudo haber supuesto penalti, pero el colegiado no pitó nada, lo que provocó multitud de protestas de los jugadores y la grada local.

Tras las tomas de televisión, parece ser que sí existió el contacto pero que éste se produjo fuera del área, por lo que tendría que haber sido libre directo y en ningún caso penalti.

Tras esa jugada, otra polémica surgió en el área del Rayo Vallecano. Esta vez era Cesc Fábregas, el infractor de la anterior ocasión, el que protestaba una posible falta de Casado. Pérez Lasa dejó seguir el juego sin pitar la pena máxima y parece que sí acertó esta vez. Aun así, la protesta por parte de los jugadores blaugranas fue mínima y el colegiado no tuvo mayor incidencia en el 0-5 que consiguió el Barcelona en Vallecas

En cuanto al Real Madrid, José Luis González González fue el encargado de arbitrar en el partido en el que se impusieron los jugadores madridistas por 0-5 al Mallorca en la isla. Sólo tuvo algún error sin importancia, como cuando entendió que el balón había sido rematado por Cristiano a la salida de un saque de esquina y pitó saque de puerta, cuando en realidad había sido despejado por Anderson y tendría que haber significado córner para el Real Madrid.

Mediada la segunda parte, Mesut Özil fue derribado justo en la frontal del área mallorquinista, en lo que hubiera supuesto una clara ocasión para el Real Madrid en caso de que el colegiado pitara una falta que nunca pitó. No hubo protestas por parte de los jugadores del Real Madrid. En la repetición se vio que tocó tanto al jugador como al balón.

También acierta el colegiado en la jugada que significa la tarjeta amarilla a Xabi Alonso, que sufre una carga legal y coge el balón con la mano para evitar el contragolpe del Mallorca. La tarjeta conlleva suspensión y no estará disponible para el partido frente al Real Zaragoza la jornada que viene y habrá que ver qué once titular saca José Mourinho sin él ni Khedira.

Ambos colegiados, afortunadamente, no tuvieron más trascendencia en el juego que las amarillas mostradas y no fueron partícipes de ninguna jugada que pudiera haber cambiado el devenir de los encuentros, ni en el 0-5 del Barcelona al Rayo Vallecano ni el 0-5 del Real Madrid al Mallorca.

Artículos relacionados