thumbnail Hola,

Con la lesión de los laterales y de Sami Khedira, el croata es prácticamente el único centrocampista que puede acompañar a Xabi Alonso mientras Michael Essien siga de lateral

El Real Madrid volvió este miércoles de Dortmund con la primera derrota en fase de grupos de toda la era José Mourinho en la mochila. Una derrota que sabe mal, como no podía ser de otra manera, pero que todavía deja un peor poso. Y es que además del resultado contrario, la expedición blanca regresó a la capital española con un lesionado más entre sus filas: Sami Khedira.

“Ya dije que aún no habíamos cobrado toda la factura de la semana de partidos internacionales” vino a decir José Mourinho en rueda de prensa. Y ahora, además de Alvaro Arbeloa, Fabio Coentrao y Marcelo, el mediocentro germano se une a la enfermería. En principio parece sólo una sobrecarga, pero eso se traduce en al menos dos semanas de baja, con lo que se perdería mínimo los partidos de Liga ante el Mallorca y el Zaragoza, y la ida de Copa del Rey ante el Alcoyano.

Una baja que sin embargo le puede venir muy bien a Luka Modric para asentarse en el once titular del Real Madrid. Algo que aún no ha sucedido pese a lo mucho que el club blanco insistió en su fichaje este verano. De hecho, el croata ha sido titular con el equipo blanco en apenas tres partidos de los once que se han jugado desde que fichara por el club merengue a finales de agosto, sumando un total de 450 minutos en los ocho partidos en los que ha participado. Esto es, apenas el 45% de minutos disputados del total de 990 posibles que podía haber jugado.

Un balance que puede empezar a rectificarse desde este mismo domingo en Mallorca. Y es que con los laterales y Khedira lesionados, Luka Modric tiene el puesto de mediocentro prácticamente asegurado mientras que Michael Essien siga jugando como lateral izquierdo, como parece que seguirá haciéndolo. No en vano, cuando el mediocentro germano se lesionó en el Westfalenstadion fue el propio Modric el que saltó a sustituirle para ocupar su puesto en la medular, junto a Xabi Alonso.

Alvaro Arbeloa y Fabio Coentrao han comenzado con buen paso su recuperación, y podrían llegar a estar listos para el partido de Liga ante el Zaragoza el 3 de noviembre, o quizás el de Champions ante el Borussia el martes día 6. Lo que quiere decir que, al menos ante el Mallorca y el Alcoyano en Copa del Rey, José Mourinho sólo contará con los mismos efectivos que en la actualidad. Y mientras no ceje en su idea de apostar por Essien como lateral, Luka Modric se postula como el único posible acompañante de Xabi Alonso en el medio.

Hasta el momento, Luka Modric ha jugado ya tres partidos como mediocentro en el Real Madrid, ante el Deportivo, el Celta y el propio Borussia Dortmund. Y con el croata en esa posición se ha visto a un equipo capaz de controlar mejor el juego merced a la depurada técnica de Modric, y su permanente búsqueda del balón. Sin embargo, al contrario de lo que sucede con Sami Khedira en el campo, el Real Madrid pierde presencia física y equilibrio en el centro del campo, puesto que el germano mantiene mejor su sitio que Modric, que tiende a colocarse por delante de Xabi Alonso constantemente. De su capacidad para pulir esos detalles tácticos depende que pueda aprovechar estos dos partidos para asentarse en el once titular en un Real Madrid que no tiene margen para muchas más probaturas ni tropiezos, al haber sumado en apenas dos meses sólo una derrota menos que en todo el curso pasado.

Artículos relacionados