thumbnail Hola,

El albiceleste sufrió una agresión por parte de Maxi Pereira, que no fue expulsado, cuando el partido estaba totalmente resuelto

Lionel Messi se lució en el encuentro que enfrentó a Argentina y Uruguay en uno de los clásicos por excelencia del fútbol sudamericano. El delantero del Barcelona marcó dos goles y participó en los tres tantos que su equipo logró en Mendoza.

Sin embargo, la Pulga no lo tuvo fácil para mostrar todo su fútbol ante la agresividad con la que el conjunto uruguayo intentó detener sus acometidas sin demasiado éxito.

Buena prueba de ello es el doble codazo que Messi sufrió por parte de Maxi Pereira en un mano a mano en el que el albiceleste estaba a punto de plantarse gracias a su velocidad enfrente de la portería de Fernando Muslera (ver vídeo).

Pese a la agresión, el colegiado del encuentro Leandro Pedro Vuaden solo mostró cartulina amarilla para sancionar la acción.

"El partido se picó lo normal. Ellos no querían más que defender, nosotros lo controlamos en todo momento", explicó Messi al final del partido después de una nueva exhibición con la camiseta de su país.

Artículos relacionados