thumbnail Hola,

El jugador del Santos Laguna mexicano apoya el mosaico en el Camp Nou pero entendería que algún aficionado no se sintiera a gusto y no lo hiciera en el Clásico

Marc Crosas se formó como otros tantos en la cantera del FC Barcelona. Tuvo la oportunidad de jugar a las ordenes de Pep Guardiola, y ahora es titular en la liga mexicana con el Santos Laguna, bajo la batuta de Benjamín Galindo. En una entrevista para Marca, compartió sus impresiones sobre la actualidad a ambos lados del charco.

Primero el jugador español quiso analizar la situación en el continente americano: “Empezamos muy bien, ganando siete puntos de nueve, pero luego bajamos el ritmo. Desde que jugamos el partido amistoso contra el Madrid, nos descentramos un poco y ahora estamos. En la Concachampions hemos hecho nueve puntos de nueve y estamos ya prácticamente clasificados, por lo tanto, estamos muy contentos.” Confesó que su situación personal tuvo altibajos, aunque ahora “me encuentro muy bien, al principio me sentía falto de ritmo, pero hoy siento que tengo la continuidad que estaba buscando” y se siente participe del resurgir de su club “justo ahora que el equipo está respondiendo a las expectativas que tenemos marcadas”.

El catalán quiso analizar el súper clásico del fútbol mundial. No dudo en calificarlo como “el mejor partido a nivel de clubes en todo el mundo.” Como el resto de aficionados confía en que “va a ser un partidazo”, pero no ve posible la famosa manita “no creo que ninguno de los dos equipos avasalle. Creo que va a ganar el Barça, pero va a ser un partido muy igualado. Para nada va a ser ni como la ida de la Supercopa donde el Barça fue superior, ni la vuelta donde el Madrid fue muy superior”. Incluso se atrevió a dar un resultado: “Creo que va a quedar 3-1, por no decirte 2-1 que sería sufrir mucho”.

Marc conocía a Guardiola y cree que es normal que alguien con “su personalidad se echa en falta en cualquier equipo. Es imposible no echarle de menos”, no obstante considera que “el equipo está respondiendo muy bien sin él, lo que significa que los que marcan la diferencia son los jugadores”. Y declaró lo que muchos piensan de Tito “seguro que no es tan carismático como Guardiola, pero el mensaje siempre es el mismo” así pues confía plenamente en el actual entrenador. 

El de Sant Feliu de Guixols se mojó sobre que se vayan a mostrar 'senyeras' o 'esteladas' en el estadio confesando que “me parece muy bien, pero esto no es algo nuevo. El Camp Nou siempre ha sido la referencia del catalanismo y si algún aficionado no quiere levantar la papeleta, porque no se siente catalán, pues que no lo haga”. Algo más critico se mostró con cierta hipocresía que existe en el mundo del fútbol: “Siempre escucho el cuento de que no se mezcla deporte y política, pero esa es una de las mentiras más grandes que he escuchado nunca. Siempre se hace algo de política. Otra cosa es que algunos se equivoquen y lo hagan mal”.

El jugador crecido en La Masía ve con naturalidad la dualidad España - Cataluña y como otros tantos lo vive con tranquilidad: ”En todos los lugares donde he estado siempre se han dirigido hacia mí como español, excepto en Escocia, que tienen más conocimiento del conflicto Cataluña - España. Allí sí me llamaban catalán. Yo siempre digo lo mismo. Fuera de España soy español y en España soy catalán. De todas maneras, me parecen pequeñeces, nunca me ha molestado que me llamen español, todo lo contrario”.

Para finalizar echó la vista al futuro hablando del pasado ”Hombre, no te voy a engañar, entrené ya con él, pero volver a entrenar con Pep Guardiola sería algo fantástico, siempre ha sido un motivador nato y eso agrada”. Sin embargo no se cierra puertas y ya ha echado el ojo a otros entrenadores de la liga española como “Pellegrini, es un entrenador que me llama especialmente la atención, me parece que es un pedazo de entrador, no sólo por lo que hizo con el Villareal y Madrid, consiguiendo récord de puntos, sino por lo que está haciendo ahora con el Málaga, 'chapeau' por él”. De todas formas se muestra muy contento donde está ahora mismo y dentro de cinco años se ve “Aquí, en México, la verdad. Estoy a gusto, la gente me trata muy bien y me gusta el campeonato. No me importaría estar cinco años más aquí”.

Relacionados