thumbnail Hola,

El técnico español analiza para Goal.com el Clásico en su vertiente más puramente futbolística: el trivote, la disyuntiva entre Cesc y Alexis, o las diferencias entre Ozil y Modric

“El mejor entrenador que he tenido ha sido Juanma Lillo” aseguraba Pep Guardiola cuando recién finalizaba su carrera como jugador profesional para enfocarse en los banquillos, después de coincidir con el técnico tolosarra en el Dorados de Sinaloa mexicano. Una afirmación grandilocuente, pero llena de fundamento, como años después repetiría: “Es mi maestro, la persona que me enseñó a entender el juego”. Lo que, viniendo de un entrenador como Guardiola, que lo ha ganado todo en el fútbol implantando un estilo único en la historia reciente del balompié, es mucho decir.

De ahí que haya pocas personalidades en el fútbol capaces de explicar con mayor fundamento que Juanma Lillo las bases del Barcelona que este domingo recibe al Real Madrid en un Clásico fundamental para el devenir de la presente Liga. A escasas horas de que empiece el encuentro en el Camp Nou, en el aire quedan muchas dudas sobre los planteamientos de ambos equipos sobre el césped, y Juanma Lillo los disecciona minuciosamente en exclusiva para los lectores de Goal.com.

El hoy “entrenador de guardia”, como se define él mismo después de que acabara su relación con el Almería en noviembre de 2010, a punto ha estado este verano de recuperar su sitio en los banquillos (“Me he recorrido medio mundo para visitar lugares donde me habían ofertado cosas y alguna de ellas no me ha interesado después de constatarlo in situ”). Mientras tanto, está “en paro pero no parado”, dedicado a ver todo el fútbol que puede y, entre ello, estará el apasionante Clásico de este domingo, sobre el que aporta algo de luz propia desde la pizarra:


1. LA INFLUENCIA DE LOS 8 PUNTOS EN LA CLASIFICACIÓN



JUANMA LILLO
"La distancia que hay entre Madrid-Barcelona y el resto de equipos es hiper-super-sideral en España, e hiper-sideral en Europa"
“Nunca habría imaginado que un equipo al otro le hubiese llevado ocho puntos en ningún momento de la temporada. Porque la distancia que hay entre esos dos equipos y el resto  es hiper-super-sideral en España, e hiper-sideral en Europa. Por lo que me parece que sí que es para tener en cuenta la distancia entre ambos, sobre todo el por qué se ha llegado a esa distancia. Tanto si es de un equipo hacia otro, como viceversa. No creo que sea una distancia definitiva por todo lo que queda de Liga, pero sí que va a marcar la pauta. Es que el Barcelona aunque pierda, tiene un buen colchón. Y ya no es por los puntos, sino porque lo normal es que el Barcelona sea siempre mejor que sus rivales”.


2. EL BARCELONA DE GUARDIOLA FRENTE AL DE VILANOVA


“Hay que esperar más tiempo para ver las diferencias entre el Barcelona de Guardiola y el de Vilanova. Además no es lo mismo hablar del Barcelona de Pep del primer año, al del último, donde no hay extremos tan profundos y Leo Messi juega un poco más atrás, entre otras muchas diferencias. Si hablamos del Barcelona de Guardiola del último año, creo que éste se parece bastante. Incluso han recuperado un poco la posibilidad de poner extremos para buscar la profundidad. Pero tampoco puede haber grandes diferencias porque son casi los mismos jugadores. Los equipos son de los jugadores, y no de los entrenadores. Y encima hay un sustrato estructural en la forma de concebir el juego del Barcelona de hace muchos años a esta parte, lo que hace todavía más difícil percibir diferencias cuando hay criterios fundamentales que siguen siendo prioritarios.  Dicho esto, sí que creo que ahora el Barcelona está dando menos cantidad de pases en campo contrario, porque pretenden alargar en profundidad varios jugadores para aparecer. Así, aunque sigue siendo el equipo que más pases da en campo contrario por mucha diferencia, los jugadores más adelantados buscan en seguida el último pase. De hecho ahora los hay que pasan y corren para terminar la jugada, y eso antes no pasaba. Por tanto, ya no hay tanta dominación, ni el someter al rival con tus jugadores mirando hacia tu propia portería incluso. De hecho, por eso está sufriendo más contraataques en este inicio de temporada”.

JUANMA LILLO
"Este Barcelona da menos pases en campo contrario. Pretende ser más profundo. No hay tanta dominación, y por eso sufre más contraataques"
“Dicho esto, basta que lo diga para que mañana sea todo lo contrario. Son cosas que me parece que están pasando, habiendo muy poco tiempo para poder confirmarlo. Parece que, sin ese aplastamiento a base de secuencias más largas de pases en campo rival y con jugadores a alturas distintas menos pendientes del vértigo vertical, están haciendo que reciban más contras y más limpias que nunca. Parece. Parece también que ese vértice de Victor Valdés, que antes se utilizaba mucho para iniciar jugadas, ahora se utilice menos. Hasta el punto de que ya casi está lanzando, más que buscando hombres libres. E incluso me parece que está jugando un poco más lejos de su equipo cuando éste está en campo rival. El gol de Negredo por ejemplo le pilla muy abajo, y hubo otras ocasiones también así. Y hay otras cosas que uno va presumiendo, pero es que no ha pasado tiempo suficiente. Por eso siempre digo que es lo que parece. Pero inevitablemente un Barcelona y otro se tienen que parecer. Mientras se repita mucho el trio Xavi-Iniesta-Busquets todo lo demás se tiene que parecer por narices porque ellos hacen mejores a todos los demás, y hacen parecer que sí los tengan alguno que no tiene los criterios de posicionamiento tan incorporados. Son extremadamente buenos en el juego de posición. Y con complementos como Messi, Cesc o Thiago que también han nacido allí, y tienen ese juego tan aprehendido, apaga y vámonos”.


3. LA DISYUNTIVA ENTRE CESC, INIESTA, ALEXIS O THIAGO



JUANMA LILLO
"El Barcelona es de los pocos equipos que juega a lo que quiere. Cuando juegas contra el Barcelona, tú terminas jugando como puedes"
“Para jugar contra el Real Madrid, entre los Cesc, Iniesta, Alexis o Thiago, el Barcelona debería jugar con los que sean los mejores para cualquier otro partido. El Barcelona es de los pocos equipos que juega a lo que quiere. Cuando juegas contra el Barcelona tú terminas jugando como puedes, pero ellos son los que juegan como quieren, por la preponderancia del trío Xavi-Iniesta-Busquets y todo lo que subyace a su alrededor. Y con esto no quiero decir que el Barcelona no deba fijarse en el rival. Sí hay que hacerlo un montón para un juego de posición, pero no para compensar las virtudes del contrario, sino para ver cómo las podemos someter a través de tu propio fútbol. No entiendo a quien dice que juega siempre igual… ¡si nunca juegas contra el mismo! Partiendo con el balón, tienes en cuenta al rival, pero siempre contando con que el balón lo tiene uno mismo”.


4. EL TRIVOTE XABI-KHEDIRA-ESSIEN FRENTE AL 4-2-3-1


“Me parece una necedad focalizar cuál va a ser el punto de partida de los muñequitos, si un 4-3-3 o un 4-2-3-1, porque no están así ni en el minuto de silencio. Los estilos son los estilos, y eso te lo dan los jugadores, no los dibujos. Y el Real Madrid va a tener siempre un estilo, tan sólo por los jugadores que ha elegido para componer la plantilla. Y este Madrid es idéntico al del año pasado, aunque pueda haber empezado con menos efectividad. Es un equipo de poco tránsito, muy espasmódico, que si te agarra en cinco minutos es capaz de hacerte cinco goles. Otra cosa es hablar de los jugadores y no del dibujo, porque evidentemente no es lo mismo jugar con Xabi, Khedira y Essien o con otros. Y ahí es muy difícil saber qué le puede venir mejor al Real Madrid para enfrentarse al Barcelona. Eso sí, con unos u otros, seguirá siendo un equipo de transiciones cortas”.

JUANMA LILLO
"El estilo te lo dan los jugadores, no los dibujos. El Barcelona va a tener la pelota y el Real Madrid, salga quien salga, será igual de espasmódico, de transiciones cortas"
“La pelota, te guste o no te guste, sabes que la va a tener el Barcelona, y ahí deben elegir lo que crean que le puede hacer más daño al Barcelona. O igual eligen aquello para frenar lo que más daño les hace del Barcelona. Lo que pasa es que nunca se sabe si por sacar ese tipo de jugadores te va a suceder lo contrario, y lo que consigues es perder antes el balón, no someterle y dejarle un partido muy placentero. El tema es ver si te sientes más seguro cuando tu equipo tiene el balón, o al revés, si te sientes más inseguro con el balón en los pies. Yo creo que si la tienes tú no la tiene el contrario, y es algo de Perogrullo. Pero hay gente que se siente más cómoda al revés, porque piensa que cuando le robes el balón al contrario tendrás espacio para hacerle daño. Ojo que como no se la quites te pueden encerrar, porque sólo puede meter gol el que tiene el balón. Pero hay gente que lo piensa de esa manera y es respetable, porque también el Madrid es muy efectivo, y cuando hablas de Ronaldo, Higuaín, Benzema, Di María es gente que el gol no es precisamente su enemigo”.


5. MESUT OZIL FRENTE A LUKA MODRIC



JUANMA LILLO
"Modric busca más a los compañeros que a los contrarios. Ozil necesita buscar a los contrarios"
“Ozil y Modric no tienen mucho que ver. Modric cuando era jugador Sub-20, su relación con la pelota estaba en los últimos 25 metros. Cuando han ido pasando los años se ha ido acercando más al juego que a la portería. Y Ozil es justo lo contrario, no puede andar recibiendo muy lejos de la portería, porque se le agota mucho lo que él es y se ve obligado a traslaciones muy largas de balón que no siempre terminan en pase. Lo bueno que tiene Modric es que si tiene que convivir con los últimos metros, lo hace también, aunque su espacio más habitual es un poco más atrás. Y Ozil se tira muy a los costados, cosa que Modric no. Modric puede estar jugando sin necesidad de buscar contrarios, porque busca más a los compañeros que a los contrarios. Pero Ozil necesita buscar a los contrarios, si no los tiene cerca parece que lo pasa mal. Y no quiere decir que uno no pueda subir unos metros y otro bajarlo”.


Relacionados