thumbnail Hola,

El centrocampista ha sido reemplazado por un Cesc Fàbregas que empieza a mostrar su mejor nivel en el equipo después de varios meses en los que generó dudas

 Pilar Suárez
 Editorial | Barcelona
Síguele en

La calidad de Andrés Iniesta no está en discusión y nadie duda de ella, pero el manchego ya tiene un rival en el Barça y éste es Cesc Fàbregas. Sí, aquel hijo pródigo que volvió a la ciudad de Barcelona después de varios años en el Arsenal y que no lució en su llegada al Club que lo vio nacer, hoy se está ganando un lugar importante dentro del equipo.

El de Arenys de Mar fue víctima de duras críticas desde la temporada pasada, pero estas se acrecentaron cuando en esta temporada Tito Vilanova le volvió a dar la confianza en el equipo y el jugador parecía no responder. Cesc siempre se enfocó en su nivel de juego y en una introspección que lo llevaron a no bajar los brazos. Para el canterano, su posición más cómoda en el centro del campo es la de falso 9, pero ese sitio está ocupado por el mejor del mundo y la otra zona es como interior, la de Andrés Iniesta.

La lesión del manchego dio pie a que Cesc fuera acomodado en la posición del gran Iniesta y los resultados han sido bastante buenos. Tan es así, que Fàbregas se reconcilió con el gol en la Liga, después de muchos meses de no marcar, 8 para ser específicos. El dorsal 4 fue decisivo en la victoria de los culés ante el difícil Sevilla en la Jornada 6 de Liga, sus dos tantos formaron parte de la épica remontada de los blaugranas en el Sánchez Pizjuán donde lograron sacar los 3 puntos no sólo para mantenerse como líderes del torneo, sino para además sumar 18 puntos de 18 disponibles.

La noche de ayer en el Estàdio Da Luz, Cesc volvió a hacer gala de sus dotes y con un buen partido, donde no dejó de buscar balones y crear peligró, terminó por finiquitar la victoria de los culés en tierras portuguesas ante un Benfica que no resultaba tampoco nada fácil. El ex 'Gunner' anotó su primer gol en la competición europea y de seguir así, podría conseguir más.

Si en la Champions League de la temporada pasada, el centrocampista logró sólo anotar un gol en todo el torneo (ante el Viktoria Pilzen), hoy el azulgrana ya igualó rápidamente el mismo registro y repito, puede anotar aún más si mantiene su nivel y claro, si lo dejan jugar esa posición cómoda para él.

En la Liga, Cesc ha disputado 455 minutos distribuidos en 6 encuentros en los que siempre ha sido titular, mientras que Andrés Iniesta sólo ha jugado 128 minutos. En parte por la lesión que lo afectó y porque el bicampeón de Europa sólo ha disputado un encuentro como titular (ante Osasuna y no jugó 90 minutos) y jugó de suplente ante el Valencia y la Real Sociedad.

Pero no hay de qué preocuparse, para los jugadores del Barça, la competencia entre ellos es buena y así lo han manifestado en diversas ocasiones. Es claro que a nadie le gusta quedarse en el banquillo y menos cuando se juega en el Barça. Seguramente un jugador como Iniesta tampoco está preocupado, sabe su calidad y lo importante que es para el equipo. La cuestión es, ¿qué hará Tito con estas dos buenas estrellas?

Artículos relacionados