thumbnail Hola,

Entrenador y capitán mantienen una relación tensa en el seno del club. El ‘4’ blanco mantiene el pulso sin que el equipo lo acuse sobre el campo, pero podría estallar de seguir así

Las aguas bajan bravas por el Paseo de la Castellana, en la sede del Real Madrid. José Mourinho y Sergio Ramos, entrenador y segundo capitán, mantienen un crudo pulso haciendo ambos gala de su personalidad, de su orgullo, de su palmarés, pero también de su capacidad de mando en el Real Madrid, de su arraigo en el club y del cariño que atesoran entre el madridismo. Y ambos pueden presumir de ir sobrados de todo ello, con lo que el enfrentamiento es un choque de trenes en toda regla.

Y es que si bien José Mourinho había tenido ya conflictos con otros jugadores en otros clubes, e incluso en el mismo Real Madrid y con el propio Sergio Ramos, éstos siempre acababan diluyéndose con el tiempo, más pronto que tarde. Sin embargo, esta vez el de Camas ha mantenido el pulso en todo lo alto, sin dejarse comer el terreno después de considerarse injustamente señalado públicamente por el técnico del Real Madrid en el debut en Champions ante el Manchester City, donde el ‘4’ blanco fue suplente en uno de los partidos más importantes del inicio de temporada.

Pocos días antes, después de perder ante el Sevilla, José Mourinho acusó directamente a sus jugadores en rueda de prensa: “No tengo equipo” dijo el técnico de Setúbal. Algo que Sergio Ramos no aceptó públicamente en zona mixta: “La culpa es de todo el equipo, no es momento de señalar a nadie”. A José Mourinho no le habría gustado nada lo que él entendió como una réplica pública a sus palabras, y esa misma noche avisó a Raphael Varane de que sería titular ante el Manchester City tres días más tarde. Partido que Sergio Ramos tuvo que ver desde el banquillo, supuestamente por “motivos técnicos”, según justificaría posteriormente José Mourinho en rueda de prensa.
MOURINHO, sobre Sergio Ramos
"Cuando está a tope, es de los mejores. Pero cuando está a tope"

Esa misma semana, Sergio Ramos volvió a ser el central titular ante el Rayo Vallecano en Liga. “No sé si será castigo, son cuestiones técnicas, pero mis cosas y las cosas de familia las resuelvo de puertas para dentro” vino a decir el defensa madridista en zona mixta tras el encuentro, dando a entender que estaba molesto porque se hubiera llevado un tema personal al terreno deportivo. Lo que, aunque no le nombrara, evidentemente también se entendió como un mensaje velado para su entrenador, que antes del partido ante el Deportivo volvió a hablar de la situación de Sergio Ramos. “Cuando está a tope, es de los mejores. Pero sólo cuando está a tope” explicó José Mourinho volviendo a poner en duda la implicación y el compromiso del segundo capitán madridista.

Ante el Deportivo, Sergio Ramos volvió a ser titular, pero esta vez como lateral derecho y no como central, la posición donde más le gusta jugar, y donde lo viene haciendo desde hace un año. Una decisión que no le debió gustar mucho al de Camas, que tras el partido y nuevamente en zona mixta, volvió a dejar un recado para su entrenador: “Si me preguntas en qué posición prefiero jugar, tengo claro que de central […]. Si estoy aquí es porque tengo la confianza del míster y de mis compañeros. Llevo ocho años en el club y he pasado por momentos buenos y malos, y no voy a entrar en debates con mi entrenador, en valorar críticas o halagos. Mi calidad es la que me ha llevado a estar donde estoy y la que me va a seguir manteniendo ahí. Tengo la conciencia muy tranquila porque yo cuando salgo al campo siempre lo doy todo. No somos máquinas y podemos fallar como falla todo el mundo, pero mi actitud siempre ha sido buena y lo he dado todo […]. Soy muy claro, y me equivoco como todos. Pero muero con mis ideas y mis principios. Si hay algo que no me gusta no tengo por qué quedarme callado" espetó firmemente ante los medios de comunicación, en lo que fue el último turno público de respuestas y réplicas mutuas entre Ramos y Mourinho.

Algo que destaca mucho más tras saberse este martes que Sergio Ramos jugó la segunda parte ante el Deportivo con una camiseta de Mesut Ozil debajo de la suya propia. Ante los blanquiazules, el ‘10’ merengue fue sustituido en el descanso, y supuestamente abroncado por José Mourinho en el vestuario. Fue entonces cuando Sergio Ramos se enfundó la elástica del germano: él justificó en las redes sociales que para dedicarle un gol porque se lo había prometido, pero en el fondo subyace la sensación de que quería desafiar nuevamente a José Mourinho, pues es vox populi que Mesut Ozil tampoco pasa por el mejor momento de su relación con el entrenador madridista. Que Ramos apoye así a Ozil en ese momento es entendido como un nuevo enfrentamiento con Mourinho.

Y es que, este particular duelo que se dilata ya durante dos semanas no es siquiera el primer roce entre Sergio Ramos y José Mourinho. Lo que invita a pensar que, dada la reiteración de conflictos públicos, la relación entre ambos no es todo lo cordial que podría ser, y que aunque ambos lo nieguen, atraviesan una crisis. La peor de todas, quizás, aunque hubiera otras tantas anteriormente, desde que el de Setúbal aterrizara en la capital española hace algo más de dos años. Sergio Ramos ya pagó los platos rotos de la derrota en casa del Levante la temporada pasada, partiendo como suplente ante el Racing de Santander mismamente. Tras perder 5-0 en el Camp Nou en la primera campaña de Mourinho en Madrid, el de Camas se saltó el silencio impuesto por el técnico hablando en rueda de prensa el día después del Clásico. Y son conocidos algunos roces entre Mourinho y Sergio Ramos más Casillas dentro del vestuario.

Especialmente famoso fue aquel episodio desvelado por el diario Marca la pasada campaña después de perder ante el Barcelona en Copa del Rey: "Me habéis matado en la zona mixta" le dijo Mou a Ramos, que contestó "No míster, usted ha leído solo lo que pone en la prensa, no todo lo que dijimos". Discuten sobre la defensa, y Mou sentencia con un "¿qué pasa, que ahora juegas a ser entrenador?". "Claro, como los españoles habéis sido campeones del mundo y os protegen vuestros amigos de la prensa...” le espetó Mourinho. “Como al portero [refiriéndose e Casillas, que estaba a 30 metros]”. A lo que el guardameta le respondió a gritos: "Míster, aquí las cosas se dicen a la cara, ¿eh?".
SERGIO RAMOS
"Tengo la conciencia muy tranquila porque yo cuando salgo al campo siempre lo doy todo […]. Muero con mis ideas y mis principios. Si hay algo que no me gusta no tengo por qué quedarme callado"

Un áspero capítulo de los más sonados en el Real Madrid en los últimos dos años, pero tampoco el único siquiera. Y es que José Mourinho ya ‘castigó’ públicamente a Iker Casillas y a Cristiano Ronaldo, otros de los dos jugadores franquicia del club. El cancerbero se quedó sin jugar en el Trofeo Bernabéu de 2011 ante el Galatasaray después de que se conociera que había llamado al barcelonista Xavi Hernández para intentar calmar la tensión desbordada por los Clásicos de Supercopa, donde el propio Mourinho le metió el dedo en el ojo a Tito Vilanova. Y Cristiano Ronaldo se quedó sin jugar ante el Zaragoza en la campaña 2010-11 tras la ida de las semifinales de Champions ante el Barcelona, después de poner en duda el sistema utilizado por José Mourinho: “No me gusta jugar así de defensivo, pero tengo que adaptarme” vino a decir el ‘7’ merengue.

En ambos casos, el conflicto pronto se diluyó, al menos de puertas hacia fuera. Como ya le sucediera al propio José Mourinho con los Maxwell y Córdoba en el Inter de Milán, o los Shevchenko, Robben y Carvalho en el Chelsea, con quienes también trascendieron públicamente castigos cuando dirigía ambos equipos. Pero este caso es diferente, pues Sergio Ramos no ha pisado el pedal del freno en ningún momento. Al contrario, en cada comparecencia pública ha dejado un mensaje velado para José Mourinho, tirando de orgullo y personalidad. Es sabido que ambos son muy ambiciosos, deportivamente hablando, que ambos sienten los colores del Real Madrid y que, a priori, ninguno de los dos estaría dispuesto a perjudicar a su propio equipo. De hecho, en el ámbito puramente deportivo ninguno de los dos ha ocultado que se profesan una admiración mutua: “Para mí es el mejor entrenador del mundo” decía incluso Sergio Ramos este martes. Sin embargo, este conflicto de tintes personales tiene visos de poder acabar estallándoles en la cara si sigue así.

De hecho, en el Real Madrid están preocupados, pues ambos son dos de los pilares fundamentales del equipo: uno como central y segundo capitán del equipo, y otro como entrenador y mánager general del club.  Es sabido que José Mourinho tiene fama de ser un técnico de ciclos cortos, y algunos especialistas apuntan precisamente a que la altísima exigencia que traslada a sus vestuarios es la que impide dilatar la presencia de José Mourinho en un mismo banquillo durante mucho tiempo. Una teoría que quién sabe si está empezando a reproducirse en este Real Madrid, personificado en Sergio Ramos. Y que en ese caso, tendría una espinosa solución, teniendo Mourinho contrato hasta el año 2016 y Sergio Ramos hasta 2017.

SERGIO RAMOS Y JOSÉ MOURINHO | Cronología de la última crisis
15.Sept
18.Sept
24.Sept
29.Sept
30.Sept
2.Oct
Mourinho culpa al equipo de la derrota en Sevilla y Sergio Ramos contesta: “La culpa es de todo el equipo, no es momento de señalar a nadie”. Mourinho deja a Sergio Ramos en el banquillo en el partido ante el Manchester City. "Son motivos técnicos" espeta. Varane sabía que sería titular tres días antes. Sergio Ramos vuelve a jugar ante el Rayo y replica a Mourinho: "mis cosas las resuelvo de puertas para dentro". Mourinho duda de la implicación de Sergio Ramos: "Cuando juega a tope, es de los mejores. Pero sólo cuando juega a tope". Sergio Ramos juega de lateral ante el Deportivo, y no se muerde la lengua en zona mixta: “Prefiero jugar de central. Siempre lo doy todo. Muero con mis ideas y mis principios. Si algo no me gusta no tengo por qué callarme". Se conoce que Sergio Ramos jugó ante el Deportivo con una camiseta de Ozil, abroncado por Mourinho en el descanso y que tampoco para por un buen momento con el técnico luso.







Artículos relacionados