thumbnail Hola,

El luso volvió a marcar ante el Rayo Vallecano, de penalti, pero sigue sin alcanzar su mejor estado de forma. Falcao y Messi le aventajan en 4 y 3 goles cada uno por el Pichichi

Con el partido disputado este pasado lunes ante el Rayo Vallecano, Cristiano Ronaldo consiguió mantener la media de un gol por partido desde que llegara al Real Madrid después de marcar desde el punto de penalti el 0-2 definitivo en Vallecas. Concretamente son ya 152 goles en 152 partidos con la elástica merengue. Un balance extraordinario que sitúa al ‘7’ blanco entre los mejores jugadores de la historia reciente del Real Madrid por méritos propios.

Y sin embargo, al mismo tiempo, es una gran losa de la que arrastrar día tras día. Pues Ronaldo ha acostumbrado tan bien al aficionado al fútbol que, en cuanto baja un poco el nivel, el equipo en seguida lo acusa. Y eso es lo que le está sucediendo en este inicio de temporada.

El Real Madrid parece que va levantando el vuelo después de dos victorias consecutivas ante el Manchester City y el Rayo Vallecano. Más que por el resultado, por las sensaciones desprendidas. Pues si bien en anteriores partidos se le había acusado de falta de actitud, precisamente por arrestos y corazón fue por lo que principalmente ganó ambos partidos. Dejando eso sí pendiente la asignatura del fútbol desarrollado. Pues si bien por momentos se pareció a lo de los dos años anteriores, a los pupilos de José Mourinho aún les falta adquirir la constancia en ese fútbol arrollador con el que embaucó al madridismo las dos temporadas anteriores.

Y similar le sucede a Cristiano Ronaldo, que no se le puede recriminar falta de ganas ni de goles, pero le falta todavía un punto para demostrar su mejor versión. Hay partidos, como los primeros, donde se le veía incómodo al no haber encontrado su forma aún. Otros, en los que se desenchufa del desarrollo normal en franjas más o menos dilatadas de tiempo. Y otros, donde directamente se le ha visto ansioso e impreciso.

Su talento natural le hace ser siempre un peligro para los rivales en casi cualquier momento del partido, como pudieron comprobar tanto Manchester City como Rayo Vallecano, pero no termina de ser el Cristiano Ronaldo que hace dos años batió el récord histórico de goles de la Liga, o el que la temporada pasada aupó al Real Madrid al título de Liga. Es un Ronaldo de notable alto, pero no de matrícula de honor.

Y sirvan sus goles en este inicio de campaña como el reflejo ideal de esta paradójica situación. Pues Cristiano suma nada menos que seis goles en los primeros ocho partidos oficiales del curso, entre agosto y septiembre. Una cifra más que aceptable. Sin embargo, no deja de ser un balance de goles menor al de su trayectoria con el Real Madrid (0,75 goles por partido frente a un gol por encuentro), y un registro que le deja a cuatro goles del Pichichi actual en Liga que es Falcao, más allá de que es su segundo peor arranque goleador desde que aterrizara en Concha Espina.

Y es que en su primera temporada de madridista, Ronaldo llevaba ya a estas alturas 9 goles en apenas 7 partidos (justo se lesionó de gravedad en el séptimo ante el Olympique de Marsella y no volvió a jugar hasta noviembre). Y la temporada pasada (2011-12), sumaba ocho goles en los primeros ocho partidos. Sólo en la 2010-11, curiosamente después del Mundial, marcó menos de los ya de por sí notables seis goles que lleva anotados en la actualidad. Entonces llevaba apenas 3 tantos en los primeros ocho partidos oficiales de aquella campaña. El único septiembre que empezó peor de cara a puerta que en el presente.

Relacionados