thumbnail Hola,

El técnico del Betis mostró su frustración tras la mano de Filipe Luis no señalada dentro del área

La primera intervención de Pepe Mel en rueda de prensa tras la derrota de anoche frente al Atlético de Madrid (2-4) fue acerca del asunto arbitral: “No me merece la pena extenderme mucho con el árbitro porque voy a perjudicar a mi equipo y a mi club. Vemos los vídeos de los partidos porque muchas cosas en el campo se ven diferentes en televisión. Ha habido cosas increíbles, un partido muy bonito en la primera parte y en la segunda se acabó el partido”.

Preguntado por la mala fortuna que está teniendo el equipo andaluz con los centrales, en este inicio de temporada, el técnico fue claro: “Está claro que no hemos tenido suerte con Perquis y Paulao, y ya a preparar el partido de Málaga. Tenemos cansancio acumulado, pérdida de futbolistas, nada nos ha venido bien desde la suspensión de este partido. Lo aceptamos y aceptamos pulpo como animal de compañía”.

Y continuó hablando sobre el arbitraje del colegiado catalán, Álvarez Izquierdo: “Como me muerda la lengua me voy a envenenar, espero que el árbitro tenga televisión. Felicito al equipo porque hemos hecho un desgaste brutal y han demostrado que son unos profesionales absolutos, los jugadores, increíbles. Un dato curioso es que hace más de un año que no le pitan un penalti al Betis”.

También se mostró crítico por la proximidad del siguiente encuentro: “Nosotros tenemos que jugar en Málaga. En el fútbol se pagan las cosas que se hacen mal, así que a recuperar a la gente. Encima jugamos el sábado a las seis de la tarde, ni en eso hemos tenido suerte. Ilusión de enfrentarnos a un gran equipo como el Málaga y esperar que la justicia esté equilibrada”.

La mano de Filipe Luis determinante: “No lo ha pitado y ya está, y el nuestro es expulsión, lo vio el árbitro así y ya está”.

Por último, habló sobre la amenaza de invasión de campo al término del encuentro, "No está bien, el árbitro tiene derecho a equivocarse, esto es un deporte y un espectáculo y eso no lo apruebo. Apruebo lo que ha hecho el público, apoyar al equipo hasta el final y ovacionarlo cuando ha terminado. Lo otro no se aprueba, el árbitro también tiene derecho a estar mal. Nos crea impotencia y el vestuario está mal, hemos visto la repetición muchas veces y estamos fustigándonos".

Artículos relacionados