thumbnail Hola,

El presidente barcelonista abordó todos los temas de actualidad del equipo culé en una entrevista realizada en Catalunya Radio

Sandro Rosell ha reconocido en Catalunya Radio que la renovación del contrato de Lionel Messi "Hay que empezar a trabajarla ya". "Acaba en 2016, pero sería una irresponsabilidad no mejorarle el contrato. Ahora mismo no hay nada programado. Para el próximo domingo piensan los técnicos, nosotros miramos más allá, para el futuro más lejano. El contrato que debe entrar en vigor a partir de 2016 se tiene que comenzar a trabajar ya", reconoció.

Aunque fue preguntado por el eterno rival, eludió hablar con franqueza: "El día que te preocupas del resto (en relación a la presunta crisis del Madrid), de cosas de otros equipos, es cuando comienzas a perder. Debemos ir todos unidos y trabajar todos unidos", dijo.

La actualidad de Cataluña pasa irremediablemente por la posible independencia: "El Barça es enorme y todos tienen sus ideales y pueden expresarlos. ¿Si me gustaron los gritos independentistas? Me gusta lo que la mayoría del pueblo catalán quiera. Nadie del club como tal fue en los últimos años a las manifestaciones independentistas. El Barça estará al lado de lo que quiera la mayoría de Cataluña. El presidente del Barça no ha de ser nada y sí ha de representar la institución", matizó.

Hubo hueco para analizar su relación con el nuevo míster azulgrana, Tito Vilanova: "Está más focalizado en ser entrenador. Pep también quería, aunque trascendía por todo. Los medios, su historia, todo lo requería así. Nos reunimos cada mes o 40 días para tratar de mejorar cosas, como se hacía con Guardiola. Guardiola tiraba mensajes más allá de sólo lo futbolístico", afirmó.

Por último, ofreció su punto de vista sobre el futuro del feudo culé: "Su reforma es una situación que ultrapasa lo que diga la Junta. Se tiene que tomar la decisión correcta, aunque sólo hay tres: un nuevo estadio, remodelar el Camp Nou o no hacer nada. Hasta que la situación de deuda no esté controlada no podremos hacer nada. Lo que buscamos es el debate entre los barcelonistas. Yo mismo tengo dudas de qué haría. Si nos quedamos en el Camp Nou no tendremos el mejor estadio del mundo; si es nuevo, sí, será el mejor. Tenemos que buscar recursos que deben venir de fuera del ordinario. No es mi prioridad que se me recuerde como el presidente que remodeló el estadio o hizo uno nuevo. No me gusta que se personifiquen las cosas. El Barça va mucho más allá", aclaró.

Artículos relacionados