thumbnail Hola,

El nuevo estadio del equipo Txuri-urdin tendrá una cubierta circular que arropará sus cuatro esquinas dedicadas al comercio

El nuevo Anoeta tendrá planta circular y las cuatro esquinas que se usarán para prestar servicios al público quedarán integradas bajo la cubierta que rodeará el estadio. Según se detalla en los planos se eliminará la pista de atletismo y se incrementará el aforo hasta llegar a los 40.000 asientos. Durante las obras se deberá mantener un aforo mínimo de 27.000, periodo que se prolongará al menos cuatro años. La idea inicial es ir derribando una tribuna cada año para ir levantando la nueva a lo largo de la temporada, de modo que el equipo podrá seguir disputando allí sus partidos sin verse obligado a mudarse a otro campo. Si la Real consigue financiación, las obras podrían empezar el próximo verano.

En el proyecto actual será finalmente de siete pisos en vez de los diez que se barajaban en principio y generarán 12.000 m2 para uso comercial, oficinas, hoteles. De esta superficie, sólo la cuarta parte podrá ser de calificación comercial para tiendas de menos de 750 m2, fomentando las grandes superficies. Las esquinas servirán para financiar su ejecución. La idea de la Real es ceder estas superficies al Gobierno Vasco, Diputación y Kutxa para quedarse la explotación propia la última esquina. El Ayuntamiento mantendrá la titularidad de las instalaciones, incluido el nuevo aprovechamiento urbanístico resultante.

De los 62,5 millones de euros del presupuesto total de la operación, 52 millones serán para las obras del estadio, 8 millones de euros costarán las cuatro esquinas, medio millón de euros se destinará a remodelar el miniestadio y 1,6 millones de euros costará la reurbanización de los alrededores.

El Ayuntamiento no realizará ninguna aportación económica y su aportación se limitará a poner el suelo y facilitar la tramitación para hacer posible el remodelado estadio de Anoeta. Como ya ha advertido el presidente Jokin Aperribay “a nadie se le escapa que estamos en una situación económica delicada. Más que pensar en pedir tendremos que pensar en dar. A nadie se le oculta que es un momento difícil y tenemos que ser muy comprensivos”.

Artículos relacionados