thumbnail Hola,

El luso se encuentra en el cuarto escalón salarial, por encima de tres titularísimos. José Mourinho no cuenta con él, pero éste descartó recientemente una oferta del Galatasaray

Recientemente se cerró el mercado de fichajes con la sorpresa en el Real Madrid de la salida de Lass Diarra, y la llegada de Michael Essien en forma de cesión. Un último movimiento a contrarreloj que desvió la atención sobre otras dos salidas que en el Real Madrid se esperaba que fueran cerradas en los últimos días de agosto: los traspasos de Ricardo Carvalho y de Ricardo Kaká.

La del brasileño, a pesar de los deseos de venderle, era de alguna manera entendida que estaba complicada por los condicionantes económicos por todos sabidos. Pero en el seno del club blanco sí se esperaba que Ricardo Carvalho dejara el Real Madrid. De hecho, se esperaba que lo hubiera hecho hace tiempo ya. Y ha sido todo lo contrario, pues llegó esta misma semana una oferta del Galatasaray turco (una de las pocas opciones que quedaban en pie después de que se cerraran los mercados de casi toda Europa), y fue desoída por el central luso incluso. Con lo que, si no hay movimientos de última hora dentro de todo el secretismo que envuelve el caso Carvalho, el central permanecerá un año más en la disciplina merengue.

Ya antes de que terminara la temporada pasada, en el Real Madrid se tenía muy claro que Carvalho era una de las potenciales salidas. “Es demasiado bueno como para ser suplente, así que estaremos completamente a su disposición para ayudarle en la decisión que tome si se quiere marchar” vino a decir José Mourinho en rueda de prensa, exhibiendo su lado más condescendiente, en lo que entonces se entendió como que no reclamarían dinero por el traspaso para así facilitarle su salida y su destino.
Es vox populi que durante el verano le llegaron múltiples propuestas, pero ninguna convenció suficientemente a Carvalho, al que aún le restaba un año más de contrato en el Real Madrid después de que el club blanco le renovara la temporada pasada en un movimiento un tanto extraño. Primero, porque ya entonces tenía un papel casi residual en el equipo, y también porque Mourinho lo anunció en rueda de prensa antes incluso de que quedara oficialmente rubricada la renovación.

Sea como fuere, parece que Carvalho terminará haciendo uso de ese año de contrato que le queda en el Real Madrid. Aun cuando en el club blanco no se cuenta con él para nada. José Mourinho lo ha dicho públicamente. Más allá de que tiene cuatro centrales (Ramos, Pepe, Varane y Albiol), y el domingo anunció la llegada del canterano Nacho Fernández, otro defensa que puede actuar en el centro de la zaga. Asimismo, el jugador ha estado fuera de la disciplina merengue durante toda la pretemporada, primero porque se supone que estaba buscando una salida, y posteriormente ha estado incluso entrenándose con el Castilla, pero no con el primer equipo, con el que no se contaba ni para la Supercopa, cuando se convocó inicialmente a toda la plantilla. Pero parece que ni siquiera ésto ha pesado lo suficiente para que Carvalho se convenciera de hacer las maletas.

Numerosos reportes en los medios de comunicación españoles apuntaban a que su familia estaba tan bien adaptada a Madrid, que no quería tener que mudarse para una aventura en países exóticos, y menos si era para una única temporada, como al parecer le ofrecían numerosos clubes pese a que pedía por contrato un mínimo de dos campañas. Y seguro que otro de los factores que está influyendo en la decisión del jugador de 34 años es el año de duración que le resta en el Real Madrid, un club más que formal y solvente a la hora de los pagos, y donde tiene además una notable ficha. Más que notable incluso, en comparación con otros compañeros.

De hecho, en estas dos temporadas en el Real Madrid, Ricardo Carvalho viene perteneciendo al cuarto escalón salarial, cobrando aproximadamente 3 millones de euros netos anuales. Una retribución generosa en las condiciones en las que se encuentra el fútbol mundial, y que le sitúa en los puestos intermedios de la lista de los que más cobran en el club blanco, tan de moda en los últimos días. Por encima de Carvalho, por este orden, se encuentran jugadores como Cristiano Ronaldo, Ricardo Kaká, Iker Casillas, Karim Benzema, Sergio Ramos, Xabi Alonso, Gonzalo Higuaín, Luka Modric y Pepe. Y en el mismo escalón se hallan Mesut Ozil, y Ángel Di María.

Lo que quiere decir, y es lo más llamativo teniendo en cuenta la participación que tendrá Carvalho en esta temporada en ciernes, que por debajo del central portugués habrá nada menos que diez jugadores, salarialmente hablando: el 43% de la plantilla merengue. Una lista donde están los Morata, Jesús Fernández, Callejón, Varane, Adán, y lo que es más sorprendente, dos no titulares pero habituales recambios como Coentrao y Albiol, y tres titularísimos para José Mourinho como son Khedira, Marcelo, Arbeloa. Una comparación, como casi todas, odiosa.

Relacionados